Page 122

REVISTA HISTORIA NAVAL 136 MAS SUP25

LA HISTORIA MARíTIMA EN EL MUNDO José Antonio OCAMPO ANEIROS Coronel de Máquinas (R) LA HISTORIA VIVIDA Desastre del 98. El crucero acorazado María Teresa EN la abundante bibliografía sobre la guerra hispano-norteamericana, que continúa acrecentándose en nuestros días, el lector encontrará todo tipo de estudios y opiniones relativos a la intentona de salida de la flota española del puerto de Santiago de Cuba, fuertemente bloqueado por la potente escuadra norteamericana. Por eso no vamos a insistir aquí en este tema. No obstante, como corresponde a esta sección de La Historia Vivida, nos interesa extraer del desastre general de la flota la tragedia del crucero acorazado María Teresa, buque insignia del almirante Cervera, al mando del capitán de navío Víctor Concas Palau, que iba al frente de una escuadra de cuatro cruceros (María Teresa, Oquendo, Vizcaya y Colón) y tres destructores (Furor, Terror y Plutón). Tomamos la descripción de la salida del María Teresa de Los acorazados en acción (vol. I, pp. 136-137), obra de H.W. Wilson traducida del inglés por el capitán de fragata Enrique de Sola y Herrán (Imprenta Aldecoa, Burgos, 1932) para el Servicio Histórico del Estado Mayor de la Armada. Así recrea Wilson los hechos: «Poco antes de la salida de la escuadra de Cervera, Sampson, en el New York, se había dirigido a Siboney, a levante de Santiago, para conferenciar con Shafter y poco antes el Massachusetts había salido para Guantánamo para carbonear. El primero volvió tan pronto como se dio la señal de alarma, pero el segundo no pudo tomar parte en el combate Los buques norteamericanos frente a la boca del puerto estaban dispuestos en semicírculo, en el siguiente orden de levante a poniente: Gloucester (yacht armado), Indiana, Oregón, Iowa, Texas, Brookling sic por Brooklyng (insignia de Sheley) y Vixen (yacht armado). La mayor parte de ellos tenía vapor para 10 nudos. Era la mañana espléndida y calurosa, del domingo 3 de julio. El comandante del Teresa, midió con el telémetro la distancia al Brookling, 9.800 yardas de la boca; el Indiana e Iowa estaban, según sus cálculos, un poco más cerca; y el Texas, el más próximo de todos, a unas 7.000 yardas; las posiciones que señalan los planos oficiales norteamericanos no coinciden con las anteriores, pues colocan algo más cerca a los buques. Año 2017 REVISTA DE HISTORIA NAVAL 121


REVISTA HISTORIA NAVAL 136 MAS SUP25
To see the actual publication please follow the link above