Page 14

REVISTA HISTORIA NAVAL 136 MAS SUP25

EL TRASLADO DE LOS «PLIEGOS REALES» DE LA EXPATRIACIÓN JESUITA DE .... y el arreglo post-jesuita en las islas. A continuación pasamos ya a los trabajos específicos. La Relación y Diario Si bien existen numerosos diarios de navegación transpacíficos, creemos que pocos reúnen las circunstancias del que analizamos. Si bien el escrito de la buena mano del comandante y piloto no contiene en sí aporte de carácter náutico que se pueda considerar desconocido, sí constituye una clara muestra de la estructura de ese tipo de «diarios» o «relaciones» que tan acertadamente se elaboraron durante la época ilustrada. En ellos se entremezcla al texto narrativo de los aconteceres en cada singladura o tramo del recorrido con tablas y anotaciones náuticas que dan cuenta del avance cotidiano expresado en las acostumbradas distancias geográficas. Desde luego la escritura es clara y el empleo de términos náuticos frecuente, como es de esperar por su contenido. Del documento existen, que tengamos noticia, dos versiones muy similares, las conserva el AGI en Sevilla. Las diferencias residen, primero, en el título, después en alguna información sobre la embarcación y tripulación, precisada solamente en el segundo de ellos. El contenido de tipo náutico y las observaciones personales coinciden en los dos textos. Sus títulos: Relación y Diario de la Navegación que hizo en virtud de orden del Excelentísimo Señor Virrey de Nueva España, Don Francisco Xavier de Estorgo y Gallegos, desde el Puerto de San Blas, a las Islas Filipinas, con los Pliegos de S.M. para la Expatriación de los Jesuitas (4) y Diario exacto del viaje con el Divino favor voy a hacer en la Goleta Ntra. Sra. de la Soledad, alias La Sonora, de 36 pies de gavilla, 12 de manga y 7 pies y 2 puntos de Puntal en la que voy de Comandante y Piloto de derrota a conducir de orden del Exmo. Virrey M. de Croix, los Pliegos de S.M. a entregar en manos propias y a solas al M.I. Sr. Gobernador de Manila y con el recibo de su entrega, día y hora, volver a México a dar cuenta a dicho Exmo. Sr. para que este hacerlos al Monarca, habiendo de salir de este Puerto nuevo Presidio de San Blas (5). Así sabemos que Estorgo mandó y pilotó la goleta construida en el astillero de San Blas junto con otra igual que se denominó La Sinaloa destinada al transporte de los jesuitas expulsados de California (6). El navío, según lo (4)  AGI, México 1858. (5)  AGI, México 1369. (6)  BERNABéU ALBERT, p. 90, n. 140. Queremos dejar constancia de que el colega Santiago Lorenzo García en su obra (n. 16, p. 72) transcribe una referencia del Archivo Histórico Nacional: Clero, Jesuitas, leg. 238, en la cual se menciona que Estorgo llegó a Manila a bordo del balandro La Sinaloa desde Nueva España, lo cual, desde luego, es un error, no del autor, sino de la información original. Como vimos, el propio Estorgo señala que condujo la goleta Nuestra Señora de la Soledad, alias La Sonora. El otro navío fue efectivamente La Sinaloa que solo viajó a las Californias. Año 2017 REVISTA DE HISTORIA NAVAL 13


REVISTA HISTORIA NAVAL 136 MAS SUP25
To see the actual publication please follow the link above