Page 16

REVISTA HISTORIA NAVAL 136 MAS SUP25

EL TRASLADO DE LOS «PLIEGOS REALES» DE LA EXPATRIACIÓN JESUITA DE .... Por supuesto, tampoco se tenía noticia de lo dura que fue esa navegación, en qué circunstancias se dio, cómo se desarrolló y lo difícil que resultó su culminación. Independientemente de los pormenores del viaje, conocer tan detalladamente el cotidiano acontecer a lo largo de varios meses, no suele encontrarse en los diarios náuticos. Adicionalmente, en esta narración, su autor, junto con el aspecto náutico, incluye, muy atinadamente, la parte humana. En el primero encontramos el empleo constante de lo que en náutica se designaba en aquellos años, como los cuatro términos fundamentales de la navegación, el rumbo o viento, la distancia, la latitud y la longitud (9). El marino, sin duda un muy buen piloto, señala en cada singladura, en forma destacada y casi siempre en el mismo sitio de la Relación y Diario (al lado derecho de las últimas líneas que corresponden a cada día), la anotación de: la latitud observada, la diferencia, la distancia navegada, el apartamiento meridional, y en lugar separado (generalmente en el extremo izquierdo del folio), la anotación a: la longitud observada o disminuida. En ambos señalamientos, por supuesto, las medidas están dadas en grados y minutos. A lo largo del texto incluye la descripción de las maniobras necesarias para mantener los rumbos y adecuarse al comportamiento de los vientos o a esa calma o calmas que les obligaban a permanecer sin avanzar durante algún tiempo. En igual forma da cuenta del comportamiento de la goleta que lo llevó a ese importante viaje y de las dificultades ocasionadas por el tamaño tan reducido de la embarcación (10). La dotación Como aporte humano el autor describe los problemas, las dificultades, los sinsabores, las preocupaciones, lo hace no fríamente como el militar que era, sino cálidamente como capitán (11) responsable de sus hombres. Su narrativa, en momentos, alcanza una enorme emotividad. A lo largo de los muchos días de la travesía Estorgo nos transmite sus estados de ánimo; desesperación al no contar con adecuados colaboradores, tristeza ante la enfermedad o el fallecimiento de algún personal de la tripulación; (9)  De acuerdo a la obra casi coetánea, la de Francisco de Barreda: Marinero Instruido en el Arte de Navegar especulativo y Práctico para la enseñanza de los Colegiales del Real Seminario de San Telmo, Francisco de Barreda, colegial que fue de él y actual Maestro de la expresada Facultad, Piloto principal de la Carrera de Indias y Capitán de la Universidad de Mareantes, Piloto igual en todas las Juntas al de los Señores Diputados de ellas y del referido Real Colegio, y dedica al Sr. San Pedro González Telmo, singular patrón de los navegantes, Segunda impresión, Año de MDCCLXXXVI. (10)  Las goletas según la nomenclatura náutica eran buques de vela de dos o más mástiles que aparecieron en el siglo XVIII y que se emplearon de forma parecida a los bergantines, aunque al tener un tamaño más pequeño, su uso se destinó más a actividades mercantiles y de cabotaje. La que nos ocupa, llevaba cuando menos dos cañones. (11)  Se adopta el término «capitán» de ahora en adelante por ser esta la denominación que se da a Estorgo en el original. Año 2017 REVISTA DE HISTORIA NAVAL 15


REVISTA HISTORIA NAVAL 136 MAS SUP25
To see the actual publication please follow the link above