Page 42

REVISTA HISTORIA NAVAL 136 MAS SUP25

MARINA MERCANTE: LUCES Y SOMBRAS (1914-1918) Pero no todo fueron risas, hubo muchas lágrimas como consecuencia del impacto de la primera guerra mundial en la economía española. El primer problema derivaba de la cantidad de dinero en circulación, que había pasado de 1.931 millones de pesetas en 1913 hasta 3.866,9 millones en 1919. Como consecuencia, la peseta perdió la mitad de su poder adquisitivo y los precios se dispararon de una forma impresionante. Los salarios no pudieron mantenerse al nivel de los precios. Otro problema se derivó del desabastecimiento de suministros provocado, además de por la falta de importaciones de productos como abonos, bienes de equipo, maquinaria, carbones minerales, pasta de papel y ganaderos, por el colapso de la red ferroviaria nacional, sometida a una demanda de transporte que no fue capaz de satisfacer. Las compañías ferroviarias vieron cómo sus gastos de explotación aumentaban, especialmente desde 1916, mientras que sus ingresos reales permanecían congelados, lo que condujo a que los ejercicios se cerrasen con pérdidas. Las dificultades en el transporte perjudicaron gravemente a la industria de la construcción, afectada, además, por un alza en los precios de los materiales. En España se estaba produciendo el vertiginoso enriquecimiento de unos y la profunda miseria de otros. Especialmente perjudicados resultaron los campesinos del sur y del este peninsular. La única solución que encontraron, al agudizarse la inflación y la crisis de subsistencias partir de 1917, fue la emigración a las ciudades. En ellas, como consecuencia de la crisis de la construcción y del aumento de la demanda, se estaban elevando los precios de los alquileres. Evidentemente, como en todo período agudo de crisis económica, se produjeron frecuentes disturbios, motines y protestas que culminaron en la huelga general de 1917. Pero esa es otra historia en la que no debemos entrar. Los impactos positivos de la primera guerra mundial en la marina mercante Aumento de los fletes y de los beneficios de las navieras Como ya hemos señalado, la primera guerra mundial produjo un considerable aumento de los fletes debido a la insuficiencia del tonelaje disponible para abastecer las necesidades del comercio mundial. Desde finales de 1915 se podía apreciar claramente la imparable tendencia alcista. El flete desde Cardiff a Bilbao para transportar carbón en 1914 era de cinco o seis chelines, en diciembre de 1915 ascendía a 20 o 22; el transporte del mineral de hierro desde Bilbao a Glasgow había pasado de 5 chelines a 18 y, por último, hay que reseñar que llevar naranjas desde Levante al Reino Unido tenía un coste de 10 chelines por caja al comienzo de la guerra. «En marzo de 1918 se dan noticias para destinos británicos, desde los puertos de Águilas y Cartagena, de 28 y 30 chelines» (3). Otro producto de la agricultura levantina, las cebollas, (3)  EGEA BRUNO, p. 353. Año 2017 REVISTA DE HISTORIA NAVAL 41


REVISTA HISTORIA NAVAL 136 MAS SUP25
To see the actual publication please follow the link above