Page 93

REVISTA HISTORIA NAVAL 136 MAS SUP25

FRANCISCO JAVIER ÁLVAREZ LAITA un rato», finalizando el parte con un escueto: «Del citado vapor Lola se informará en breve». El 8 de enero (parte núm. 833 de la 2.ª bis) se empiezan a dar detalles del Lola: «En los últimos días del pasado mes de diciembre entró en este puerto la motonave “LOLA”, de origen holandés y bandera española; posee dos motores Diésel capaces de desarrollar una velocidad de 16 millas por hora, está acondicionado a modo de petrolero; y quedó atracada en un lugar apartado del muelle que suele utilizarse para el embarque y desembarque de materias explosivas y carburantes. La tripulación de la moto-nave es española y todos indocumentados. Este barco entró en este puerto perseguido por un patrullero inglés, ya que, al parecer se ha dedicado a nodriza de los submarinos alemanes que han atacado durante este último tiempo a los buques ingleses que han hecho la travesía entre Gibraltar y este puerto. Es probable que el avión de nacionalidad desconocida que desde hace algunos días viene casi diariamente en plan de observación sobre esta población, lo haga para saber si el “LOLA” continua en puerto o se ha hecho a la mar». Hay que señalar que unos días antes, en el parte 825 de 2 de enero, se había hecho constar que un avión, de nacionalidad desconocida, «había estado sobrevolando la ciudad y al que las baterías antiaéreas hicieron fuego». Indicaba la 2.ª bis que «según nos informan individuos del Servicio Alemán que observaron con gemelos las evoluciones del aparato, vieron cómo se hicieron desde él fotografías». Esta presión inglesa aumentó inmediatamente. El parte 835, de 9 de enero, dice que «desde hace unos días» se encuentra anclado en las aguas del puerto de Melilla y muy próximo al muelle, «el destructor inglés núm. 158», suponiéndose que esperaba su salida «que la tiene anunciada». La Royal Navy no utiliza solo cifras en la numeración de sus buques, sí usa una letra seguida de dos o tres números. Así pues, no existe ningún destructor 158, pero sí el destructor L-58 HMS Quantock, que con el camuflaje que llevaba, y como se comprueba en las fotos que de él se tienen, parece ser el 158. Todos estos movimientos ingleses obedecían al gran interés del Almirantazgo en destruir el Lola, algo que ya habían intentado, sin éxito, en su travesía por el Cantábrico y que detallaremos más adelante. Los movimientos del Intelligence Service alrededor del Lola no se hicieron esperar y fueron controlados por los agentes de la 2.ª bis. El 10 de enero (nota núm. 893) se comunica a Tetuán que George S. Amanantides (5), de quien se sospechaba que fuese el jefe del Intelligence Service en Melilla, se acercó con (5)  George S. Amanantides, citado en otros documentos como Giorgio, era consignatario de buques en Melilla desde mediados de los años veinte. En varios informes de la 2.ª bis se le señala primero como miembro del Intelligence Service, y posteriormente como jefe del mismo en la Ciudad. Hay continuos partes en los que se da cuenta de su vida privada, calificándolo de «invertido». Amanantides estaba casado con una mujer inglesa. Parece ser que tras la segunda guerra mundial se marchó de Melilla fijando su residencia en Baleares. 92 REVISTA DE HISTORIA NAVAL Núm. 136


REVISTA HISTORIA NAVAL 136 MAS SUP25
To see the actual publication please follow the link above