Page 68

BIP 154

La historia del Arma Aérea no es más que una parte muy reciente de la historia de una Armada secular, pero que pone de manifiesto una vez más que los avances y logros de esta Institución se deben al liderazgo, entusiasmo, dedicación y esfuerzo de numerosos oficiales, suboficiales y marineros que, con un gran espíritu de servicio, supieron superar dificultades y trabajar en equipo para alcanzar unos objetivos que parecían imposibles. Pone de relieve, además, la gran visión de futuro de la Armada que apostó decididamente desde momentos muy tempranos por el desarrollo de una nueva capacidad, la aviación embarcada, que con el tiempo se ha Los inicios de la Aviación Naval La Aviación Naval empieza a dar sus primeros pasos de la mano de la aviación militar en 1912, cuando un grupo de oficiales de la Armada se forman como pilotos y observadores en la escuela de aviación militar de la base de Cuatro Vientos. Sin embargo, su creación definitiva aconteció el 15 de septiembre de 1917 por Real Decreto de don Alfonso XIII, puesto a su firma por el ministro de Marina, almirante Manuel de Flórez y Carrió. No hay duda de que en la toma de esta decisión por el Gobierno debieron tener bastante importancia las enseñanzas que en el campo aeronaval y en el uso de la aviación embarcada se estaban obteniendo en la Primera Guerra Mundial, y su posible aplicación para las operaciones militares que España estaba llevando a cabo en el norte de África contra las tribus rifeñas. Este Real Decreto estableció tres ejes de actuación para desarrollar la 66 BIP Aniversarios en Centenario de la Aviación Naval Pasado, presente y futuro del Arma Aérea (1.ª parte) mostrado fundamental en el desarrollo de las operaciones navales. nueva capacidad. En primer lugar, la creación de una Escuela de Aviación Naval para la formación del personal de esta especialidad; en segundo, el establecimiento de una factoría para la construcción del material aéreo naval necesario y, por último, la constitución de tres estaciones aeronavales en las Bases de Cádiz, Ferrol y Cartagena. En abril de 1918 el Estado Mayor depositaba la responsabilidad de organizar la Aviación Naval en el capitán de corbeta Pedro María Cardona Prieto, el CC. Cardona con un grupo de oficiales a bordo del Dédalo.


BIP 154
To see the actual publication please follow the link above