Page 109

RHM EXTRA 1 2017

108 ENRIQUE MARTÍNEZ RUIZ Así se ratificaba una tendencia que registraría un hito importante con la Ordenanza de 150311, valorada muy positivamente como la base de la primera organización militar y considerada como el punto de arranque de la serie de ordenanzas militares que jalonan nuestro siglo XVI (Quatrefages y Almirante). La Ordenanza compuesta por 61 artículos, firmada por los Reyes a fines de julio o principios de agosto y publicada el 26 de septiembre, empezaba por denunciar la contradicción que se había originado al publicar leyes y ordenanzas en los años anteriores, “contrarias unas de otras y, otras algunas superfluas y no necesarias, y por no andar juntas muchas dellas no han sido sabidas ni guardadas”, una realidad que los Reyes con esta Ordenanza se proponen resolver. Después se centra en los contadores reales y en cómo deben desempeñar su cometido, del que deberían dejar constancia en “cuatro libros cosidos grandes” para llevar la contabilidad de los cuerpos, especialmente de las Guardas, que es el centro de atención preferente de la Ordenanza y en el contenido tiene especial importancia todo lo relativo a la contabilidad y pago de la gente. Luego el centro de interés es el personal, exigiendo profesionalidad a los que ocupen los puestos de mando, como se debe proceder en los aposentamientos, obligaciones de los contadores de las capitanías, que los capitanes generales y los capitanes residan con su gente permanentemente con la gente cuando estén destinados en fronteras y donde el rey mande, se regula la relación con los paisanos y lo que estos deben suministrar a los soldados, a los que deben suministrar carros y bestias cuando cambien de aposentamiento; en cuanto a las licencias, también quedan reguladas en quién y cuándo deben darse. También se especificaban las armas que cada tipo de soldado debía tener, así como el equipo y las monturas de la caballería, que deberían constatarse en los alardes, donde también se comprobaría qué y cuantas plazas estaban cubiertas y vacantes. También se regulaban las formas de ingreso y quien debía recibir a los nuevos soldados. Pero el significado más importante de la Ordenanza es que ponía fin a la autonomía de los contingentes que existían anteriormente en el seno del ejército en campaña, como se evidenció en la guerra de Granada, si bien la organización del ejército seguía siendo plural, pero a partir de ahora estaría dirigido y organizado por el rey; además concretaba y perfilaba más los procedimientos de la administración militar que ya habían sido avanzados en la de 1496 y que hacían de los contadores las piezas claves del sistema; sus prevenciones tendrían gran vigencia, pues se mantendrían persistentemente en los textos posteriores. La Ordenanza establecía el marco y la norma en la organización militar de los Reyes Ca- 11  A.G.S., Diversos de Castilla, leg. 1, nº 42. Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2017, pp. 108-134. ISSN: 0482-5748


RHM EXTRA 1 2017
To see the actual publication please follow the link above