Page 111

RHM EXTRA 1 2017

110 ENRIQUE MARTÍNEZ RUIZ monía a las facciones del reino y aplacar los disturbios que se produjeron, el Cardenal tuvo que emplear todos los recursos, pasando a primer plano la Infantería de Ordenanza. En agosto de 1507 regresaban de Nápoles el Rey y Gonzalo Fernández de Córdoba, acabando con los focos díscolos que aún quedaban. Dos años más tarde, en 1509, se reemprendían las acciones exteriores y la conquista de Orán nos ofrece otra novedad: la coronelía, una agrupación de capitanías, de unos 2.000 hombres, cuyo jefe se llamó coronel, que venía a cubrir el vacío existente en la cadena de mando entre el jefe del ejército y los capitanes. Otras cuestiones importantes y de gran proyección posterior relativas al reclutamiento, la organización y el régimen disciplinario de la gente de Infantería, aparecen en el memorial La manera que se ha de tener para hazer la gente de ordenanza en estos reinos de Castilla, sin fecha14, pero que todo hace suponer que es de 1511, cuando Fernando el Católico se une a la Santa Liga y promete un contingente de 10.000 hombres, donde se propone que el proceso de reclutamiento de esos hombres debía iniciarse con la designación de una persona, que recorriera todas las ciudades, villas y lugares con una patente general y con cartas para las autoridades municipales, especialmente al corregidor y los regidores, para que le ayudaran en la recluta, que se anunciaría con un pregón general en cada sitio convocando a los hijos de los vecinos que tuvieran entre 20 y 35 años para que el comisionado eligiera a “las personas q. a él bien visto fuere”. Un procedimiento que con ligeras variantes se mantendría en el futuro, como también cumplir unas pautas religiosas, como el confesar y comulgar cuando la gente saliera para alguna jornada, además de jurar servir al rey, castigando severamente a renegados, desertores, traidores, pendencieros, ladrones, jugadores que pierdan sus armas en las partidas y posesores de naipes y dados con penas que iban desde el ser pasados por las picas hasta la pena de muerte por descuartizamiento. Como se puede comprobar por esta enumeración de asuntos, el memorial es de gran interés, pues plantea cuestiones que luego van a tener un gran protagonismo en textos mucho más trascendentes para la organización y dirección de los contingentes militares. Entre la muerte de Fernando el Católico, el 23 de enero de 1516 y la llegada de Carlos I en 1517, a quien no llegaría a ver, Cisneros ejerció como regente por segunda vez y tuvo entonces la oportunidad de poner en marcha su proyecto militar basado en una nutrida fuerza de Infantería, para lo que se precisaba que además de los voluntarios y la reserva prevista, los reclutas fueran instruidos en la ordenanza. La iniciativa más importante 14  A.G.S., Guerra Antigua, leg. 1, fols. 167 y ss. Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2017, pp. 110-134. ISSN: 0482-5748


RHM EXTRA 1 2017
To see the actual publication please follow the link above