Page 129

RHM EXTRA 1 2017

128 ENRIQUE MARTÍNEZ RUIZ vamente al consejo de Guerra la elaboración de otra ordenanza, que estuvo lista el 28 de junio de 163249; en ella se establecían unos requisitos específicos para acceder a los diferentes niveles jerárquicos, empezando por los maestres de campo, que debían reunir determinadas cualidades (condiciones de mando, experiencia, práctica en campaña, valentía, generosidad y que no fueran viejos, enfermos ni jóvenes) y debían elegirse entre los capitanes con 8 años de servicio como mínimo en ese empleo o en caballería, salvo que fueran “personas ilustres” (hijos o nietos de grandes o títulos), a las que bastaban 6 años de servicio efectivo en guerra; quedaban suprimidas las patentes de maestre de campo ad honorem y las plazas de gobernador de Tercio en ausencia de sus titulares propietarios, a los que en adelante sustituirían los Sargentos Mayores, grado al que se ascendía previo informe del Maestre de Campo sobre los Capitanes aptos para dicho cargo, prefiriéndose los más antiguos y de mejores cualidades. Los nombramientos de Capitanes debían recaer en gente con 6 años de servicio como soldado y 3 de alférez o 10 como soldados sin contabilizar las licencias; a las personas ilustres les bastaba con 6 años. Los capitanes elegidos debían ser españoles y no se podrían proponer a soldados entretenidos, sino aventajados (podrían ser propuestos también los capitanes reformados esperando destino), pues no podrían ser maestres de campo ni capitanes los que no sirviesen con ventajas ganadas en acciones militares. A principios de cada año se pediría a los capitanes generales una relación de los capitanes reformados y entretenidos y gente adecuada para ser ascendida, con especificación de sus méritos y cargos; la relación de Flandes tendría 20 individuos y la de Italia, 15 (5 de Milán, 5 de Nápoles y 5 de Sicilia); las relaciones se remitirían al consejo de Guerra para que tuviese individuos donde escoger en caso de levas o reemplazos en el ejército. Para los destinos de gobernadores, castellanos y otros oficios militares se propondrían a capitanes de infantería o caballería y para cargos mayores a oficiales aventajados, excluyendo a los entretenidos. Para ser alférez, además de condiciones personales, los propuestos deberían tener 2 años de servicio si eran de “cuna ilustre” y los demás 4 en guerra o 6 de servicio. Las dos plazas de sargento serían provistas por el capitán de la compañía -con aprobación del maestre de campoen individuos con esos años de servicio y que tuvieran condiciones para el cargo. Era también facultad del capitán dar el empleo de alférez al sargento y la jineta50 de éste al cabo de escuadra de más antigüedad. 49  A.G.S., Guerra Moderna, leg.4.698. 50  La jineta era una charretera de seda que constituía la divisa de los sargentos. Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2017, pp. 128-134. ISSN: 0482-5748


RHM EXTRA 1 2017
To see the actual publication please follow the link above