Page 139

RHM EXTRA 1 2017

138 JESÚS MARTÍNEZ DE MERLO Algo semejante ocurre con la Caballería y la Infantería. En los inicios del siglo XVI no se “era de infantería o de caballería”, esa diferenciación fue posterior. Grandes caudillos que mandaron la gloriosa infantería, como Gonzalo Fernández de Córdoba, habían sido capitanes de compañías de Hombres de Armas y muchos capitanes de compañías de infantería pasaron posteriormente a tener el mando de compañías de caballos. Considerar a mediados del XIX que la mayor idea táctica revolucionaria del Gran Capitán, tan obvia como luminosa, fue dar preponderancia a la infantería sobre la caballería no deja de ser una hipérbole ensalzadora que hasta se puede justificar. Sin embargo las explicaciones que siguen, por las que se razona que la superioridad de la infantería se encuentra en que el hombre sigue la luz de su razón o el impulso de sentimientos nobles o generosos, mientras que en la caballería el hombre se ve obligado a seguir los ciegos instintos del bruto, cuya organización física no tiene todas las ventajas de los seres racionales, parece dar a entender que quien eso escribió en el siglo XIX no tenía ni idea de lo que era un caballero (esencia de la caballería), pero nos parece que tampoco tiene ni idea de lo que es un caballo2. ANTECEDENTES El final de la Reconquista puede ser considerado en España como el punto de inflexión entre la organización de los ejércitos medievales a la de los ejércitos de la nueva Edad Moderna. Poco a poco los ejércitos del rey formados por las mesnadas tanto propias como de la nobleza, de las Órdenes Militares o de las ciudades y concejos, unidos todos en una misión común, acabaron una empresa bélica que comenzó ocho siglos atrás. Aunque muchos autores consideran que este paso, que evidentemente no fue instantáneo, está marcado como el final de la preponderancia de la caballería en los campos de batalla en favor de la infantería, creemos que esta cuestión ha de verse bajo un prisma diferente. Sin entrar en un profundo análisis que nos llevaría a un artículo diferente, desde el punto de vista cuantitativo siempre ha habido en los campos de batalla más hombres a pie que hombres a caballo. Sabemos, eso sí, que analizada la cuestión desde el punto de vista cualitativo, el guerrero medieval a caballo venía a ser el elemento decisivo en ese combate. Pero no siempre la intervención de esta fuerza de 2  CLONARD Serafín, María de Soto y Abach, conde de. Historia orgánica de las armas de infantería y caballería española desde la creación del ejército permanente hasta nuestros días (1851). Parte II, Libro 1, págs. 456 y 457. Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2017, pp. 138-186. ISSN: 0482-5748


RHM EXTRA 1 2017
To see the actual publication please follow the link above