Page 152

RHM EXTRA 1 2017

LA ORGANIZACIÓN DE LOS EJÉRCITOS EN LOS AUSTRIAS 151 tercios y por tanto España fueron decayendo. Si a ello añadimos que a partir de mediados del XVII nuevos conflictos precisaron reclutar tropas en la península en un número importante, las tropas españolas en el exterior fueron superadas por las de otras naciones en las que sus reyes pusieron todo su potencial militar para lograr la consecución de sus objetivos nacionales. Muchos analistas de los tercios inciden en la indisciplina de estos hombres y sus correspondientes motines. Entendemos que la vida militar no puede tolerar estos actos pero aun así nos preguntaríamos si muchos de los que así opinan pensarían en la actualidad de igual forma ante la falta de pago a funcionarios al servicio del estado por períodos superiores a un año. Es cierto que existía algo que no es aplicable hoy como era el botín y que el remedio que muchos capitanes pusieron para evitarlo no era mejor, pues se terminaba cometiendo miles de fraudes a saldar cuando llegase el dinero. Aunque hubo motines por otras causas las más frecuentes tenían este origen. Curiosamente las tropas amotinadas eran las primeras en acudir al combate en caso de peligro para los compañeros sin poner por delante el dinero para estar dispuestos a morir. Tampoco los tercios a pesar de la creencia popular fueron unidades que participaron en grandes batallas campales donde aplicar esas tácticas “revolucionarias”. Las hubo, pero era la excepción. La guerra se hacía habitualmente por movimientos de una o varias compañías de un punto a otro, de una pequeña fortaleza a otra o en largas luchas de asedio En esa dura realidad de la lucha diaria era donde las unidades se consumían y donde morían oficiales y soldados30. Dentro del ejército imperial la denominación de tercio inicialmente solo alcanzaba a las tropas españolas. A finales del siglo XVI también alcanzó a la infantería italiana y a la valona que dejaron la denominación de regimiento que ya solamente fue empleado por los alemanes. Salvo excepciones, la infantería imperial no mezclaba en sus compañías tanto de tercios como de regimientos individuos de diferentes nacionalidades, incluso en sus campamentos. Sin embargo en las sucesivas ordenanzas siempre se cita la armonía que debe haber entre ellos. LOS NUEVOS TERCIOS DEL EMPERADOR. 1538 Castilnovo, Piamonte, África, Alemania Los cuatro tercios originales habían desaparecido y evidentemente los nuevos tercios eran diferentes a los anteriores aunque todos tuvieran compa- 30  No hay más que leer historias de la época, como las de Cereceda, las de Vázquez o las de Coloma para tener la visión de la lucha diaria del soldado. Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2017, pp. 151-186. ISSN: 0482-5748


RHM EXTRA 1 2017
To see the actual publication please follow the link above