Page 168

RHM EXTRA 1 2017

LA ORGANIZACIÓN DE LOS EJÉRCITOS EN LOS AUSTRIAS 167 también participaron 62 nuevas compañías. Las tropas de Juan del Aguila llegaron de Nantes a Brest y en julio de 1595 tres compañías de arcabuceros de su tercio al mando del capitán Carlos de Amezquita hicieron una expedición a Gran Bretaña en la bahía de Mounts, poniendo en fuga las milicias que trataron de hacerles frente. Todavía en 1597 como respuesta al saqueo de Cádiz hubo un nuevo intento de desembarco en Falmouth. Flandes 1590-1600 Finalizada la campaña desastrosa de Inglaterra quedaron en Flandes los tercios de Manrique (viejo Sicilia) con 24 compañías, Leyva (viejo Lombardía) que había sustituido a Mondragón con 16 compañías y Bobadilla con 14, con lo que el número de compañías había pasado de 82 a un número más racional de 54. Gobernaba el tercio de Bobadilla desde 1588 su sargento mayor Manuel de Vega que no fue confirmado como maestre hasta 1590. Alejandro Farnesio continuaba sus operaciones y en 1589 ocurrió un hecho desgraciado. El Tercio Viejo, el Lombardía al mando de Sancho Leyva se amotinó y aunque los principales promotores fueron ejecutados, Farnesio no tuvo piedad. Primero lo alejó y en un paraje esperaban los veedores, para comunicar su disolución (con un tercio italiano muy cerca). Tras unos momentos tensos Leyva pronunció su célebre frase dirigida su abanderado: “Ea, plegad la bandera. Ya no irá agora nunca delante del Tercio Viejo” y el Alférez Pedro Sarmiento Pastrana rompió el asta seguido del resto de abanderados, así como todas las distinciones de mando de oficiales y sargentos. No obstante se cuidaron mucho las formas y así se buscó acomodo en fortalezas a los soldados de mayor edad mientras que los piqueros se distribuyeron entre otros tercios y los arcabuceros pasaron a la Esclusa, Dunquerque y Nieuport, mientras que las compañías no amotinadas se integraron en el tercio de Idíaquez. En 1613 el Alférez Sarmiento fue maestre de campo del tercio de Nápoles. De esta forma quedó disuelto el tercio viejo67. Inmediatamente se creó un nuevo tercio que se dio a mandar a Alonso de Idíaquez, antiguo capitán de caballos, que se formó con siete compañías no disueltas, algunas recuperadas de la invencible y otras de distinta procedencia hasta sumar 16, de tal forma que la fuerza no quedó alterada. A su vez el motín también alcanzó a parte del tercio de Manrique de Lara que se salvó de 67  Coloma que servía en el de Manrique (Sicilia), manifiesta que amotinados del tercio Viejo les incitaron también a tomar la misma actitud que afectó a alguna de las compañías de Manrique. Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2017, pp. 167-186. ISSN: 0482-5748


RHM EXTRA 1 2017
To see the actual publication please follow the link above