Page 175

RHM EXTRA 1 2017

174 JESÚS MARTÍNEZ DE MERLO metidas suecas para finalmente hundir el frente contrario. La victoria fue grande, los comandantes suecos prisioneros. Nuevamente las crónicas dan cuenta de los famosos tercios de Flandes que en este caso han resultado procedentes de Italia, aunque como hemos dicho, muchos reformados de campañas flamencas anteriores servían en sus filas. Al acabar la batalla Idíaquez fue destinado a mandar el tercio de Saboya por lo que su tercio fue reformado pasando sus compañías a otros tercios. Poco después, igual circunstancia ocurrió con el tercio de Fuenclara. Los dos tercios españoles victoriosos en Nordlingen habían quedado disueltos y la memoria de su victoria medio en el olvido. En 1635 se produjo el inconcebible choque en Les Avins donde las tropas al mando de Massimo de Saboya fueron aniquiladas y entre ellas el tercio de Saavedra con quince compañías y mil soldados80. Era el maestre de campo general del saboyano Manuel Pimentel que fue maestre del Lombardía entre 1627 y 1631. El tercio fue reconstituido con supervivientes y con 17 compañías llegadas a Dunquerque al mando del capitán Alonso Consyada y Antillón81. Tomó el mando del tercio Alonso Pérez de Vivero. En el verano de 1636 tuvo lugar el cruce del Somme, que en nada tuvo que envidiar al del Elba de 1547, donde se distinguieron Baltasar Mercader y Esteban Gamarra a quienes veremos en futuras acciones al mando de los tercios. En 1635 tras la expedición del Cardenal Infante se creó en Italia el denominado tercio de Nápoles con residencia en Milán o Tercio de la Mar de Nápoles que se le dio a Gaspar de Acevedo Bonal82. La nueva inclusión del nombre de Nápoles (además del tercio italiano del mismo nombre) produce una gran confusión en la línea orgánica de los tercios pues esta nueva unidad es confundida y entremezclada con el tercio de Nápoles creado en 1548 cuando su homónimo se trasladó a Hungría con Pedro Vivas de donde no regresó. 80  En Les Avins Tomasso de Saboya no quiso creer a sus exploradores y se lanzó al ataque con no mucho más de 7.000 hombres contra una fuerza muy superior. El tercio de Ladrón de Guevara, futuro Soria, se ganó los laureles de “tercio de la sangre” con ocho de sus capitanes muertos. El maestre prisionero. 81  Sánchez J. Luis: www/org/tercios 82  Sánchez J. Luis: www/orga/tercios. El tercio fue creado en la primavera y tras participar embarcado en galeras en la expedición de las islas Lerin (Cannes) desembarcó en Savona sirviendo permanentemente en Lombardía. De este tercio procede directamente el posterior regimiento La Corona. Sin embargo dado que el tercio de Nápoles “original” quedó disuelto en 1707, el regimiento la Corona asumió en 1741 todos los historiales de los tercios denominados Nápoles. Pero entre 1635 y 1707 eran dos cuerpos diferentes con sus respectivas cadenas de mando. Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2017, pp. 174-186. ISSN: 0482-5748


RHM EXTRA 1 2017
To see the actual publication please follow the link above