Page 208

RHM EXTRA 1 2017

EVOLUCIÓN DE LA ORGANIZACIÓN ECONÓMICA MILITAR DE LOS AUSTRIAS 207 previene un alistamiento general en el Reino de Castilla, concretado en alardes a realizar ante el susodicho capitán, corregidor y escribano. Éste último ha de recibir a los seleccionados en sus libros y remitir relación firmada por los tres a la Corte. Las armas (picas, espingardas y coseletes) con que dotar a estas fuerzas se financian con los propios y rentas de la ciudad o villa correspondiente, quedando bajo custodia del corregidor. Mensualmente se hace alarde e instrucción de armas en el lugar, bajo el mando del alguacil de la localidad. El alistamiento aún no siendo remunerado salvo que sean llamados al servicio del rey, atrae a treinta y un mil ochocientos hombres. En consecuencia se está utilizando el modelo de Guardas excepto que, al no ser remunerado, carece de la estructura económico-administrativa de veedores, contadores y pagador. En la instrucción para las Milicias Provinciales, de 12 de mayo de 156227, se utilizan los mismos procedimientos de alistamiento, muestras, etc., incluyendo los viejos conocidos de los contadores de Guardas pero en los lugares de alistamiento, dado el carácter local de las milicias y su financiación. No parece, sin embargo, que a pesar de las ventajas de orden fiscal y aforamiento entre otras que se les señalan, el alistamiento tenga un gran éxito dado que en años sucesivos se reiteran las normas tendentes al mismo fin. Así, tras el fiasco de las milicias ante el levantamiento de los moriscos de Granada en 1569, que ha de ser sofocado alistando veteranos de los tercios de Lombardía, Nápoles y Sicilia, se vuelve a intentar en 1588 y 159028, siendo en esta última cuando se consigue su objetivo para un número de sesenta mil hombres, igual que en 159829, “para defensa y seguridad de los Reinos de España”. Probablemente porque en esta ocasión al aumento de ventajas como la exención de repartimientos en los alojamientos y la no obligatoriedad de salir de la Península, se une el que las armas corren de cuenta de la ciudad o villa donde reside la milicia, en lugar de ser por cuenta de los alistados, lo que implica que no puedan ser embargadas por deudas. 27  Instrucción, para la formación de Milicias Provinciales, de 12 de mayo de 1562 y Memorial de las preeminencias, privilegios y cosas que S.M. concede á los que entran en esta Milicia, en Clonard: op. cit., t. 3 pág.430. 28  Circular é Instrucción para el establecimiento de sesenta mil hombres de Milicia en la Corona de Castilla, de 25 de marzo de 1590. Archivo General de Simancas. Guerra, Mar y Tierra. Libro nº 54, folio 157. 29  Instrucción para alistamiento de una Milicia general en la Corona de Castilla, de 25 de enero de 1598 y declaración de las exenciones y preeminencias de la Milicia, en CLONARD: op. cit. (t. 3, pág. 441). Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2017, pp. 207-240. ISSN: 0482-5748


RHM EXTRA 1 2017
To see the actual publication please follow the link above