Page 22

RHM EXTRA 1 2017

LAS RAÍCES DE LAS ORDENANZAS MILITARES… 21 del servicio militar, la obligación de concurrir al ejército en todas sus modalidades –hueste o fonsado, apellido y cabalgada-9 Este precepto, el de mayor trascendencia de los recogidos en este tipo de documentación, respondía a la necesidad apremiante de organizar una fuerza armada capaz, primero, de detener las incursiones islámicas y, desde finales del siglo XI y a lo largo del XII, de llevar a cabo una contundente y progresiva política ofensiva. No es este el lugar para realizar un recorrido sobre el conjunto y la evolución de las cartas-pueblas, los fueros breves y los fueros extensos, pero sí el de subrayar dos importantes aspectos. Primero, que los preceptos de carácter militar contenidos en los fueros del siglo XII y posteriores contrasta con la parquedad existente en los más antiguos; y, segundo, que no todos los fueros atendieron del mismo modo e intensidad los temas bélico-militares. Por tal motivo ya se ha mencionado la especial relevancia del fuero de Sepúlveda en el ámbito jurídico-castrense respecto al deber de acudir a la hueste. Sin embargo, es en el Fuero de Cuenca donde se halla la más amplia y detallada articulación del primitivo Derecho Militar castellano. Tras conquistar Cuenca en el año 1177, Alfonso VIII quiso dotar en seguida de fuero a la ciudad, aunque su redacción final tardaría algún tiempo en producirse. Desafortunadamente, su datación no aparece en los códices latinos conservados del siglo XIII ni en los romanceados posteriores. R. Ureña argumentó en la introducción crítica que hizo del mismo sobre la posible fecha de concesión, concluyendo que debió producirse entre el día veintinueve de noviembre de 1189 y el dieciséis de enero de 119010. El interés de este texto se multiplica, además, por ser cabeza de una gran familia de fueros municipales, de lugares distantes entre sí, que recogen sus variados preceptos de índole castrense. En concreto, ya hace años que J. González demostró cómo durante el reinado de Alfonso VIII se impuso el fuero conquense en toda la Transierra11. Su poder expansivo puede observarse en la huella que dejó en otros fueros, como los de Béjar, Plasencia, Alcázar, pasando después a tierras andaluzas, como en los de Baeza, Iznatorf o Vilches12. Por otra parte, su fuerza no sólo se observa en el hecho de su 9  Gibert, Rafael: Los fueros de Sepúlveda (estudio histórico jurídico) Segovia, 1954, y “El Derecho municipal de León y Castilla”, en Anuario de Historia del Derecho Español, nº 21, 1961, pp. 695-720. 10  Cf. Ureña, Rafael: Fuero de Cuenca, Madrid, 1935. Existen otras ediciones posteriores, como la de llevada a cabo con motivo del VIII Centenario de la conquista de la ciudad por Alfredo Valmaña: El Fuero de Cuenca, Editorial Tormo, Cueca, 1978. 11  Cf. González, Julio: El reino de Castilla en la época de Alfonso VIII, Madrid, 1960, p. 116. 12  También inspiraría, ya en tiempos de Alfonso X, los de Moya, Alarcón, Alcaraz, Andújar, Montiel, Almansa o Requena. Y, asimismo, influiría decisivamente en la reestructuración de algunos ordenamientos jurídicos, como los de Soria y Sepúlveda. Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2017, pp. 21-58. ISSN: 0482-5748


RHM EXTRA 1 2017
To see the actual publication please follow the link above