Page 23

RHM EXTRA 1 2017

22 ANA ARRANZ GUZMÁN adopción o influencia en distintos municipios castellanos de realengo, sino también por haberla tenido en otros lugares pertenecientes a las Órdenes Militares, como Zorita de los Canes o Consuegra e, incluso, por rebasar los límites de las Corona de Castilla y dejar su poso en localidades de Aragón13. Un segundo aspecto digno de ser destacado es la propia amplitud del Fuero conquense, con casi un millar de disposiciones, así como el hecho de recoger el Derecho característico de la extremadura, en toda su plenitud, y realizar un tratamiento de las instituciones que evidencia ya un notable influjo del Derecho romano y canónico14. Su temática, por otro lado, es vastísima, lo que en ocasiones conlleva que su articulación se muestre complicada. Entre los asuntos tratados en él pueden destacarse los siguientes: la organización, gobierno y oficiales de la ciudad; el sistema judicial; la Iglesia y sus representantes; los diferentes grupos sociales, desde los caballeros y comerciantes a los judíos y siervos; la familia, el matrimonio y la transmisión de bienes; los variados recursos económicos; la propiedad, su protección y el acceso a la misma15. Pero es, sin duda, el tratamiento que en él se hace sobre la organización militar el aspecto de mayor interés para el presente estudio. En este sentido, además del título I donde se alude a la participación del concejo en la hueste del rey, son los títulos XXX y XXXI, con sus 66 leyes el primero, y las 19 del segundo, los ajustados a los asuntos propiamente militares, con un contenido tan abundante que llevarían en su día a R. Gibert a considerarlos como la expresión más acabada del Derecho de hueste en Castilla16. Junto al riquísimo texto conquense, en otros fueros también se recogieron en mayor o menor medida diferentes disposiciones al respecto. Entre ellas, sobresale, en primer lugar, el deber general y obligatorio de concurrir a las armas y prestar servicio militar, de acuerdo con las diversas modalidades de manifestación que tuvo; algo lógico y absolutamente necesario, por otro lado, en un sistema basado en el reclutamiento ocasional y en la carencia de cuadros militares fijos. Junto a las dos modalidades esenciales 13  Sobre su influencia en otros, como los de Teruel o Albarracín puede verse el trabajo de García Gallo, Alfonso: “Aportación al estudio de los Fueros” en Anuario de Historia del Derecho Español, nº 26, p. 441. 14  La utilización de cierta terminología técnica, desconocida por el Derecho visigodo, parece evidenciar en el ámbito local la recepción de ambos Derechos, así como pensar en la intervención de, al menos, un jurista conocedor de los mismos. 15  Sobre algunos de estos aspectos pueden consultarse, entre otros, los estudios de J. Martínez Gijón: “El régimen económico del matrimonio y el proceso de redacción de los textos de la familia del Fuero de Cuenca”, en Anuario de Historia del Derecho Español, nº 29, 1959, pp. 45 y ss. y A. García Ulecia: Los factores de diferenciación entre las personas en los Fueros de la extremadura castellano-aragonesa, Sevilla, 1975. 16  Op. cit., p. 458. Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2017, pp. 22-58. ISSN: 0482-5748


RHM EXTRA 1 2017
To see the actual publication please follow the link above