Page 337

RHM EXTRA 1 2017

336 ANEXOS y demás desto le castiguen como les pareciere merecerlo, no embargante que en el dicho ejército haya los Ministros y Oficiales de Justicia, pues no podrán todas las veces toparse ni tener noticia de los delincuentes. 11. Ítem: Que ningún soldado pueda ir fuera de su cuartel a comer, ni a jugar en tabernas y bodegones, ni otros lugares públicos donde estuviere alojada la gente de otra nación; sino que cada uno en su propio cuartel, en los alojamientos y lugares públicos del, pueda comer y jugar, y no fuera dellos, porque desto suelen suceder muchas cuestiones y escándalos; y cualquiera que lo contrario hiciere, muera por ello. 12. Otrosí: Ordenamos y mandamos, que toda la ropa y otras cosas que la gente de guerra ganare o hubiere en batalla o reencuentro o en combate de alguna tierra o castillo, haya de quedar y sea libremente de aquel o aquello que lo tomaren y ganare, según la costumbre de la guerra, reservando para Su Majestad todos los prisioneros que dejaren de matar, de cualquier calidad o condición que sean, que estos han de quedar reservados a nuestro arbitrio para hacer dellos lo que fuere al servicio de Su Majestad; y el artillería, pólvora y otras municiones de trigo y vituallas, de cualquier género que sean, que estuvieren puestas en casas o magacenes particulares, lo cual todo ha de quedar para entregarse a la persona o personas que por nuestro mandado fueren señaladas, para que todo se convierta en servicio y utilidad de quien lo hubiere de haber; y en caso que la gente de guerra hubiere o ganare algunas vituallas o ganados de los enemigos en la campaña, se entiende que ni las han de poder sacar ni llevar ni vender fuera del ejército, sino que sean constreñidos y obligados a venderlas en precios razonables y convenibles dentro del campo, para la provisión de la dicha gente de guerra que las hubiere menester, so pena de perdimiento de lo que así hubieren ganado; y demás desto, hayan de ser y sean castigados en sus personas en penas a nuestro arbitrio reservadas. 13. Asimismo ordenamos y mandamos, que sucediendo caso que se hayan de saquear algunas tierras o lugares rebeldes, como se contiene en el capítulo antes deste, no sea osado ningún soldado, solo ni acompañado, de quitar a otro ni a otros ningunos soldados del ejército la ropa que en tal lugar o casa hubiere ganado, so pena de la vida. 14. Ítem: Mandamos y defendemos que ningún hombre de guerra que vaya a servir a Su Majestad en este su felicísimo ejército pueda llevar ninguna mujer particular consigo, si no fuere su mujer legitima, casado y velado con ella, y que de otra manera todas las mujeres que vinieren con el ejército sean públicas y comunes a todos, y que en cada compañía de españoles no puedan ir sino seis mujeres destas comunes a todos, so pena de azotarlas y quitarlas toda la ropa que tuvieren; y si se probare que algunos soldados u Oficiales de nuestra gente tuvieren o trajeren en este ejército de Su Majestad tales mujeres por amigas particulares suyas, los echen del campo y queden desde en adelante inhábiles para poder tener cargo de guerra, demás de que serán castigados por las penas a nuestro arbitrio reservadas; y mandamos que tengan cuidado los Capitanes cada uno en su compañía, so pena dela desgracia de Su Majestad, y privado dela dicha compañía. 15. Otrosí: Mandamos que todas las mujeres que hubiere entre todas las naciones deste felicísimo ejército, caminen y vayan siempre con el bagaje de si nación y no fuera del, so pena de ser desbalijadas. 16. Ítem: Que ningún soldado sea osado de quedarse en el bagaje, excepto los enfermos que quedaren con licencia de sus Maestres de Campo o de su propio Capitán o Coronel,


RHM EXTRA 1 2017
To see the actual publication please follow the link above