Page 396

RHM EXTRA 1 2017

ANEXOS 395 residir, y si no volviese habiéndoselo hecho saber, que no goce ni se libre la tal licencia y se ha visto caer e incurrir en la pena de los que se deban si estandarte en jornada de guerra o apercibimiento dellas. 35. Ningún hombre de armas, caballo ligero, jinete, ni otra persona de las que sirven en las dichas guardas se ha de poder despedir en volviendo de la licencia ordinaria sino que ha de residir y servir después de vuelto della otro tanto tiempo como gozó la licencia en la orden que es obligado si pena que el que de otra manera se despidiere no goce de la dicha licencia ni le sea librada, pero que si fuere despedido por causa justa que para ello haya no le sea quitada la dicha licencia y ninguno de los sobredichos de dar por despedido aunque el tiempo que lo pueda hacer sino fuere presentándose ante el dicho Veedor general o alguno de los Veedores en la orden que sirven tomando certificación suya del día en que lo hace y llevando la tal certificación al contador de su compañía y entregándosela, para que en el primer alarde den razón del día en que se despidió sin que pueda haber fraude ninguno ni engaño contra mi hacienda. 36. Es mi voluntad y mando que ninguno de las dichas guardas se ausente ni aparte de su estandarte sin permisión o licencia de su Capitán aunque sea para gozar de la licencia ordinaria so pena que s ele quite y descuente la ausencia que hiciere y de 17 días más de sueldo, y esto se entiende estando la gente alojada porque si fuere en guerra o frontera se ha de ejecutar lo contenido en el capítulo 34 de estas ordenanzas. 37. el dicho mi Veedor general ha de residir con la gente de las dichas guardas el tiempo que estuviere en guerra o frontera y esto personalmente estándose parado el gobierno y paga de la dicha gente por menor y cuando estuviere alojada se ha de hallar siempre a los alardes y reseñas que se tomaren con la paga que se hiciere de la dicha gente y ha de ser una vez con la gente que residiere en Navarra y otra con la que estuviere en Castilla y si estuviere gente de las dichas guardas en Perpiñán haya también a visitarla alguna vez como le fuere mandado, y demas desto ha de visitar la dicha gente todas las veces que conviniere a mi servicio habiendo primero comunicado las dichas visitas con el Capitán general de la dicha caballería y tomado orden suya para ello. 38. Los Contadores de las compañías de la gente de a caballo de las dichas guardas han de gozar licencia de noventa días como la demas gente dellas y para poderla gozar la han de pedir y tomar del dicho Capitán general de la caballería aunque no esté presente o ninguna otra persona se la ha de poder dar y habiéndose asentado las dichas licencias en los libros del sueldo han de gozar dellas y no de otra manera y durante si usencia han de dejar los libros de la compañía que tuvieren a la persona que el Veedor general o los otros particulares ordenaren aunque sea de la misma compañía y no volviendo a residir dentro del término de la dicha licencia se les ha de quitar la ausencia por la orden que a la otra gente de las guardas y porque es muy necesaria su asistencia en las compañías se les ha de prevenir que no excederá de la dicha licencia porque no habrá dispensación alguna. 39. Los Veedores de las dichas guardas han de ser proveídos por el dicho mi Consejo de guerra como el presente lo son y han de gozar de cien mil maravedís de sueldo al año como ahora gozan y el teniente de Veedor general ha de ser propuesto por el dicho mi Veedor general y aprobado por le mi consejo de Guerra y ha de gozar de otros cien mil maravedís de sueldos y de ninguna manera el, ni ellos han de tener plaza de hombres de armas, caballos, ligeros, jinetes ni arcabuceros de a caballo en ninguna de las com


RHM EXTRA 1 2017
To see the actual publication please follow the link above