Page 420

RHM EXTRA 1 2017

ANEXOS 419 nas que esta en relación de Capitanes; para que se eche mano de las más beneméritas de una, y otra parte, atendiendo a preferir a los Capitanes reformados; pero no de manera, que todos lo hayan de ser, sino echando tambien mano de Alféreces, y otras personas de particulares servicios, como juzgare el Consejo, porque no pierdan el ascenso a Capitanes; e importando, como importa tanto, que el que hubiere de ser Capitán, haya tenido puesto de Alférez: ordeno, y mando, que en igual calidad, y servicios, prefiera para serlo el que hubiere tenido Bandera: pues demás de ser conveniente al ejercicio Militar, importa autorizar los puestos, y los ascensos, desde el Alférez hasta el General; y porque puede suceder que el Guerra viva falten de un año para otro los Capitanes que se hubiesen elegido por el Consejo, se envíe de segunda clase otro tanto número, que entre el lugar de los que hubieren muerto, porque no suceda, que se envíen elegidos personas que hayan fallecido, cuando llegare allá la elección. 21. Y porque la gente de Guerra de mis Ejércitos asista en ellos con seguridad, y consuelo de que ha de ser premiada donde sirve: ordeno, y mando, que para las Compañías que hubieren de ir a servir fuera de España, no se provean Capitanes de los que estuvieren en mi Corte, porque con presupuesto de venirse aquí a adquirir Compañías, desamparan los Ejércitos, y por este medio se previene el inconveniente; y es mi voluntad, que las elecciones que se hicieren, haya de ser una parte de los que sirven en España, (y presupuesto que se considera de los que ha de haber en los Presidios de ella, mediante la dotación de que se está tratando han de servir en las Armadas de África, no hay para qué distinguirlos) otra parte habrá de ser de los que sirven en Flandes; y otra de los que lo hacen en Italia: con advertencia, que habiendo Guerra en Lombardía, sea de los que allí sirven; pues siempre en este caso estará allí gente de todos los Tercios de Italia, y conviene anteponerlos, atendiendo mucho a que las Compañías no se puedan dejar, ni dejen, sino por graves causas. 22. y porque estando los Presidios con la gente de su Guarnición, o Dotación, se habrá de sacar de ellos la necesaria para enviar a las Provincias fuera de España, y reinchir las Banderas que residen en ellos: mando, que en este caso vaya la gente sin Capitanes, y solo cuando de Italia pasaren Banderas a Flandes podrán ir de los Presidios de España otro tanto número de Compañías a restaurar en su número de Banderas, los Tercios de Italia; porque de excusar la necesidad de reformar Compañías, se ahorra gasto, autoriza el puesto de Capitán, y se entretiene mejor la buena disciplina, y los Soldados están con mayor asistencia, y menos desasosiego en los Ejércitos, entendiendo, que si el Capitán saliere del Presidio a llevar gente para reinchir la de Italia, se le haya de conservar en su Compañía, y volver al Presidio, con la que de nuevo se rehinchere en el, en lugar de la que de allí se hubiere sacado; y si la gente se sacare de Italia, no para reinchir, sino para pasar de Italia a Flandes, la que se llevare de España, quede con sus mismos Capitanes allí, sin que los Capitanes Generales puedan proveer otros, porque lo que de acá fueren con las Compañías, han de quedar en lugar de los que de Italia salieren para Flandes. 23. Y porque el inconveniente de pretender muchos Soldados Compañías, y obtenerlas, con intención de dejarlas, para gozar el entretenimiento de reformados, ha crecido de manera (con perjuicio del ejercicio Militar, y grande daño, y costa de mi hacienda) que pide particular atención, y remedio; ordeno y mando, que no puedan los Capitanes, no los demás que tienen cargos de este arriba, dejarlos sin licencia mía por escrito, precediendo el ser informado por mis Capitanes Generales de las causas que obligan a la dejación, y por los Oficiales del sueldo de los años que hubieren servido, y ocupado el


RHM EXTRA 1 2017
To see the actual publication please follow the link above