Page 422

RHM EXTRA 1 2017

ANEXOS 421 28. Que el que, sin tener las partes, y calidades que quedan dichas, fuere Alférez, o Sargento, sea probado de oficio, y no tenido por Alférez, ni Sargento. 29. Y aunque es así, que con justa consideración, se deja la libre elección de los Alféreces a los Capitanes, por haberles de fiar la honra que se gana, o pierde con las Banderas; pide particular remedio el inconveniente de proveerlas en personas indignas, aunque tengan los años de servicio que se requiere, como se ha visto, que muchas veces se ha hecho, convirtiendo, lo que es reputación, en granjería, dándolas, y quitándolas muy a menudo por dinero, riego, favor, y otros respetos, o por casarlos con sus amigas, proveyéndose en hombres que no merecían nombre de Soldados, de que ha resultado crecer el número de Alféreces en grado excesivo, y que sin haber llegado a entender la profesión, pretenden luego ser Capitanes; y por lo menos no quieren servir debajo de la Bandera, no les dando las ventajas establecidas para los muy beneméritos, y aun con ellas se cansan luego de asistir debajo de las Banderas; y apenas se acaba la jornada, cuando vuelven a mi Corte a ocupar, y embarazar con pretensiones injustas; y siendo los que menos han servido, son los que más se quejan, inquietando, y poniendo mal animo a los beneméritos, de quien ellos debieren tomar ejemplo: para remedio de lo cual, y que la provisión de los Oficios de la Guerra, se haga como conviene a mi servicio, y a la cuenta, y consideración que debe tenerse, con los que sirviendo hacen lo que deben: ordeno, y mando, que mis Oficiales de sueldo no asienten plaza de Alférez, no Sargento, aunque tenga los años de servicios, que ha menester, a quien no llevare aprobación por escrito, y firmada de su Maestro de Campo, en que declare que concurren en aquel sujeto las prendas de reputación , valor que convienen; y que constando a los dichos Maestros de Campo de alguno de los inconvenientes referidos, o ser la persona propuesta por el Capitán vituperosa , afrentada, Apostata, Ladrón conocido, o de otros iguales defectos, de cuenta al general, para que con orden suya el Capitán sea castigado, como conviene, y el Sargento sea promovido a Alférez, y el Cabo de Escuadra más antiguo, a Sargento, sin que el Capitán tenga en esta parte elección; y encargo a los Capitanes, que en faltando Alféreces en sus Compañías, provean la Bandera en el Sargento y la Gineta en el Cabo de escuadra más antiguo, prohibiéndoles, como les prohíbo, el nombrar para Alférez, o Sargentos, Soldados que están ausentes del Ejército, aunque se hallen sirviendo en otras Provincias: pues no es posible que en él falte al Capitán Soldado benemérito para su Bandera, con que tambien se previene al inconveniente que se ha experimentado de la importunación de muchos Soldados por Licencias a título de que les ha dado algún Capitán amigo de su Bandera, o Gineta, en España, u otra Provincia, quejándose (si no se les concede) de que les estorban sus acrecentamientos: siendo así que los Capitanes asintes envían muchas veces estos nombramientos a sus amigos, solo para que tengan Licencia, habiendo pactado primero con ellos, que el tal nombramiento no ha de tener efecto . 30. Ordeno, y mando, que a los Capitanes, se les de libertad para proveer sus Banderas, y Ginetas, conforme a estas Ordenanzas, en quien bien visto les fuere, cesando de aquí a delante el abuso de hacer estas provisiones por orden de los dichos mis Capitales Generales, u otros, o por contemplación de otros Ministros, de que se siguen en la Milicia muy conocidos daños, e inconvenientes. 31. A los mis Veedores Generales, Contadores, Oficiales del sueldo, y Comisarios de infantería, ordeno, y mando, que en las Listas de la gente, que fuere de estos mis Reynos a otros, no vaya asentado por Alférez, ni Sargento, persona que no les conste ser aprobada


RHM EXTRA 1 2017
To see the actual publication please follow the link above