Page 426

RHM EXTRA 1 2017

ANEXOS 425 Capitán General, se la pidan a él, y donde no, a su Maestro de Capo, o Gobernador del Presidio, y no lo haciendo, se les borren las Plazas en la forma referida; y lo mismo, y con las propias calidades se entienda con los que sirven dentro de España, exceptuando, que en ella la permisión de casarse se extienda a la cuarta parte. Y encargo mucho a mis Maestros de Campo atiendan con particular cuidado a excusar casamientos pobres, e infames en sus Tercios, para que de esta manera las personas Militares vivan, y sirvan con el honor, y la buena fama, que si ejercicio pide; y desde luego ordeno, y mando, que contra lo que queda referido no se me pueda consultar, no consulte dispensación alguna, en que no estén conformes todos los votos del Consejo de Estado, y de Guerra, que hubiere en mi Corte. 42. De haberse relajado en mis Ejércitos la buena, y loable costumbre, que solía haber, de que los Soldados viviesen en Camaradas, se han seguido generalmente inconvenientes de gran consideración, y que necesitan de remedio, en particular en los Países Bajos, donde el exceso de las comidas es mucho, y por este respeto se multiplica el Bagaje en los Ejércitos, estorbando las facciones importantes, que con menos embarazoso Bagaje fueran practicables, sustentando los que deberían dar ejemplo a muchos holgazanes, que sirven de entretenerlos chismes, parcialidades, y desasosiegos, pretendiendo, y obteniendo por favor de las Compañías, y cargos que vacan, a los ojos de los que sirven con más trabajo, necesidad, y méritos, siguiéndose de la superfluidad, y necesidad en que ponen estos gastos, excesos de mucha consideración, perjudiciales a las Provincias donde se alijan, o campean los Ejércitos, destruyéndolas a título de salvaguardias, y haciéndose aborrecibles en ellas; y para que estos inconvenientes se escisen, y las cosas se reduzcan a la parsimonia, que pide la Soldadesca, viviendo en Camaradas, que son las que más han conservado a la Nación Española, porque un Soldado solo ni puede con su sueldo entretener el gasto forzoso, como juntándose algunos de pueden hacer, no tiene quien le cure, y retire, si esta malo, o herido; y porque el modo de vida contraria es entre Soldados desapacible, y sospechoso: ordeno, y encargo mucho a mis Capitanes Generales, y Maestros de Campo, tengan muy particular cuidado en no consentir que Soldado alguno viva sin Camarada, dándoles ellos ejemplo, con tenerlas de las personas que para esto fueren a propósito, y usando en sus mesas de tal moderación, y templanza, que con este buen ejemplo se eviten los excesos que de presente hay, y se excuse la multiplicidad de Bagajes, que esto causa, impidiéndose los buenos efectos, que sin fin este embarazo pueden tener los Ejércitos, atendiendo con particular desvelo a que en ellos se ejecute así, y que los Capitanes tengan Camaradas a quien den de comer, con el poco regalo, que la profesión de la Guerra admite; con que los Soldados no se excusen, antes asistan mas al servicio ordinario de sus Compañías; y los Sargentos, y Cabos de Escuadra no consientan que haya Soldado sin Camarada, avisando de ello a sus Capitanes: entendiendo los unos, y los otros, que este punto es de tanto servicio de Dios, y mío, y buena orden, y concierto de mis Ejércitos, que el que contraviniere a él, incurra en la pena de mi indignación, y mando, que este Capítulo se ponga particularmente en las Instrucciones de los Capitanes Generales, a quienes mandare escribir los ejecuten puntual, y precisamente. 43. Que no se provea ventaja ordinaria al que la tuviere particular, ni particular al que tuviere ordinaria, si no fuere dejándola, y mis Oficiales del sueldo tengan cuidado que así se cumpla.


RHM EXTRA 1 2017
To see the actual publication please follow the link above