Page 433

RHM EXTRA 1 2017

432 ANEXOS seis años de Galeras con los que de otras partes se vinieren a servir a ella, sino con los que hicieren fuga de la Armada; y lo mismo se entienda en mis Galeras de España, y Armadas de Indias. 72. Que la pena establecida contra el Soldado, que pasare en nombre, y plaza de otro, se ejecute irremisiblemente; y porque conviene que el castigo corresponda a culpa tan grande, que la codicia ha introducido, con gran prejuicio de mi hacienda: ordeno, y mando, que el Capitán, u Oficial, que hubiere sido causa de ello, incurra en pena de privación de su Compañía, la cual ejecuten de oficio los Oficiales del sueldo, contando del delito: (sin que el Capitán General tenga autoridad para remitirla, o suspenderla, la cual para en este caso le quito) y si el Capitán volviere a serlo, e incurriere otra vez en él, quede privado perpetuamente de mi servicio. Y porque estos fraudes se hacen de ordinario, valiéndose de bisoños que no saben el delito que cometen; es mi voluntad que todas las veces que se tomaren muestra, se eche Bando con Cajas, en que estas penas se declaren, para que todos estén advertidos de que incurran en ellas, y que se ejecutaran sin remisión, para que después no aleguen ignorancia. 73. Que para que los Soldados, que vinieren a la Corte con justa causa, tengan quien les ayude en sus pretensiones, y excusar que no estén en ella por otros gustos, y fines particulares, de que resultan muchas ofensas de Dios nuestro Señor, mal ejemplo de la Republica, y daño de los mismos Soldados: ordeno, y mando, que haya un Protector de ellos, persona de confianza, y de honrado, y cristiano proceder, que tenga cuidado de saber los que vinieren a la Corte, con qué licencias, y qué pretensiones traen, procurando que sean despachados ; y siéndolo, se vayan a sus puestos, y avisar de los que no lo hicieren, para que se provea lo que convenga: el cual Protector mandaré señalar de las partes, y calidades necesarias. 74. Como quiera que la Religión es el fundamento, en que verdaderamente estriban todas las acciones bien ordenadas de los hombres; y la ejemplar, y recta obediencia de ella consiste en los buenos Ministros (como la corrupción de los malos) de que Dios nuestro Señor tanto se desirve, y la experiencia ha mostrado, y muestra cada día en mis Ejércitos, y Armadas, cuánto conviene tener en esto la mano por el provecho, o daño que en la vida, y costumbres de la gente de Guerra causa el bueno, o mal ejemplo de los Sacerdotes: ordeno, y mando, que en cada Compañía haya uno, como está establecido; y de todos los de un Tercio un Capellán Mayor; y estos Capellanes han de ser Clérigos Presbíteros, y no Frayles, porque es bien que asistan a sus Monasterios; y para que este, y los demás, sean de las partes que se requieren, y haya algunos Teólogos Predicadores; tengo por bien que el dicho Capellán Mayor goce de sueldo veinte y cinco escudos al mes, y cada uno de los otros a doce, los cuales, estando de alojamiento, y habiendo disposición para ello, se junten a celebrar los Oficios Divinos, y obras de caridad; y el Superior tendrá cuidado de visitarlos, y saber cómo proceden; y el mismo sueldo de doce escudos al mes gozaran los Capellanes de los Presidios, y Fronteras de España; y los unos, y los otros, han de ser aprobados por sus Ordinarios, donde no hubiere Vicario General del Ejército, y Armada. 75. Y porque se han visto algunos excesos en Maestros de Campo, que se han atrevido a usar de la hacienda, y limosna de las Cofradías de sus Tercios, con poca conciencia, y necesidad de poner eficaz remedio; y tambien los Testamentos, con que los Soldados mueren, suelen ser muy mal cumplidos por sus Albaceas, y los Capitanes se aprovechan


RHM EXTRA 1 2017
To see the actual publication please follow the link above