Page 434

RHM EXTRA 1 2017

ANEXOS 433 de la hacienda de los que mueren abintestato en sus en sus Compañía, o los camaradas del difunto, a título de hacer bien por su Alma, (que no se ejecuta) y las deudas que deja, se satisfacen mal; y aunque los Vicarios Generales suelen tomar cuenta de los Testamentos, es raras veces, de prisa, y con poca noticia: Para remedio de los cual, ordeno, y mando, que en cada Tercio, el Maestro de Campo, Capellán Mayor, Preboste, y Mayordomo de la Cofradía, hagan el Oficio de Testamentarios de los que mueren abintestato: la hacienda entre en la Caja de ella, para que las deudas del difunto se paguen: se haga bien por su Alma en el quinto, y lo restante se dé a los herederos (si los hubiere) y no los habiendo, constando legítimamente de ello, se continúe el hacer bien por su Alma, y que corra por cuenta de los tres el tomarla cada seis meses del cumplimiento de los Testamentos, a los que hubieren quedado por Albaceas, y les obliguen a satisfacer, avisando al Vicario General, y Maestro de Campo, para que les conste que están satisfechos los Testamentos, o les den asistencia de la una, y otra jurisdicción, para que compelan a los inobservantes. Y en lo que toca a la hacienda, y limosna de las Cofradías, haya la buena cuenta, razón, y distribución que en cosas espirituales de esta calidad se requieren. 76. Y en lo que toca a dar de baja a los Soldados muertos, y huidos, se han experimentado muchos inconvenientes, confusiones, y diferencias por la diversidad de usos que observan en diferentes Provincias; y porque conviene dar orden distinta en esto: ordeno, y mando, que en las Provincias, Ejércitos, donde hubiere Guerra rota, se observe lo que se hace en Flandes, que es, que dando el Capitán las bajas, se admitan, sin cargarle cosa alguna por ellas; y en las demás Provincias se guarde el Expediente que se tomó en Nápoles, que fue, que el tiempo de la una muestra a la otra se partiese, haciendo buenos la mitad de los días al Capitán. 77. Muy grandes dificultades, y cuidados causan en mis Ejércitos, a los Capitanes Generales de ellos, las muchas Competencias que se han ido introduciendo entre los Oficiales, sobre cuáles han de mandar, y cuáles obedecer; siendo este punto el que importa este mas asentado, por ser la obediencia lo principal en todo género de Gobierno, particularmente en el Militar, donde sin ella se redujera todo a confusión, desorden, y disensiones, impidiéndose los efectos, y progresos grandes de mi servicio, poniendo a conocimiento riesgo la reputación de mis Armas, y el bien de la Religión, y de la Causa Publica, a que se enderezan; y teniendo entendido, que esto ha procedido del defecto de Órdenes expresas, declarando mi voluntad, con la cual se ajustarán todos como deben, casando las pretensiones, e introducciones de hasta aquí, deseando, como deseo, dar a cada Ministro el mayor honor que se pueda, sin perjudicar al buen Gobierno de mis Ejércitos: ordeno, y mando, que regular, y generalmente en todos los casos, y ocasiones, el cargo superior gobierne al inferior, sin distinción ni diferencia de Naciones; y en igualdad de cargos, prefiera el Español, por muchas razones que hay, para que esto deba ser, y ejecutarse así; y entre los Españoles el más antiguo al más moderno, con lo cual, dando a la Nación Española, lo que le toca, se le acrecienta en las demás, que los cargos superiores de ellas gobiernen a los inferiores, aunque sean Españoles, que es el temperamento que se puede tomar a la estimación de los unos, y otros puestos; lo cual se ejecute inviolablemente, sin admitir contra ello pretensión, replica, ni dificultad alguna. Y encargo a mis Virreyes, Gobernadores, y Capitanes Generales, procuren, en igualdad de cargos, ordenarlo de manera en las facciones que se encomendaren a Españoles, que el Español sea el más antiguo Oficial que los otros, o por lo menos, que tenga


RHM EXTRA 1 2017
To see the actual publication please follow the link above