Page 437

RHM EXTRA 1 2017

436 ANEXOS do el Escuadrón se reduce a Trozos, si no es en los casos referidos de quedar el Enemigo a las espaldas, porque en ellos, el cuerno izquierdo debe retirarse primero. Porque en la guarnición de las Trincheras sobre una Plaza, sucede algunas veces, que los Españoles no son bastantes en número para continuar solos un aproge, y en las trincheras de cada Compañía de por sí: ordeno, y mando, que todas las de Españoles entren en Vanguardia, siguiéndose después la gente, que de otra nación fuere menester para acabar de guarnecer el remanente de las Trincheras. Y finalmente declaro, que siempre, y en todas maneras, y ocasiones se debe dar, y es mi voluntad, ordeno, y mando, que se dé a la Nación española la Vanguardia, sin que se admita contra esto disputa, pretensión, ni dificultad alguna. 79. que si sobre el cumplimiento de estas Ordenanzas, o alguna de ellas, se ofreciere duda de calidad, que dificulte sumamente algún servicio mío, de manera, que no de tiempo para consultar sobre ello, y esperar mi resolución, la declaración en este caso quede al Capitán General, pero con dos calidades: la primera, que haga juntar el Consejo, que estuviere debajo de su Gobierno, como son el Flandes el de Estado: en Nápoles el Colateral: en Milán el Secreto; y en Sicilia le Privado, y con relación de los Oficiales del sueldo, y demás Papeles que conviniere ver, se vote sobre si el caso da lugar para esperar respuesta mía; y pareciendo a los más que sí. Se me consulte, y espere mi resolución: y en caso que sean de parecer que no da lugar, el Capitán General (habiendo oído primero su parecer al Consejo referido) resuelva lo que le pareciere, enviándome después los votos originales de cada uno, según lo cual resolvió y ejecutó. 80. y porque los buenos efectos de todo lo que en estas ordenanzas va dispuesto, consisten en la puntual ejecución de ellas, la cual depende de los dichos mis Virreyes, y Capitanes Generales y de los veedores Generales, y Oficiales del sueldo, y demás Ministros de mis Ejércitos, sin cuya puntual atención a su cumplimiento, no le vendrían a tener, en grave daño de mi servicio, y del bien de la Causa pública: ordeno, y mando, que a los dichos Capitanes Generales, Veedores Generales, Oficiales del sueldo, y a todos los demás Cabos de mis Etercitos, Coroneles, Maestros de Campo, tenientes Coroneles, y Sargentos Mayores, se dé un ejemplar de estas Ordenanzas, juntamente con el Despacho de su cargo, advirtiéndoles en él, que mi voluntad es que observen, y tengan por instrucción general en mis Ejércitos, y que cada uno, por lo que le toca, atienda al cumplimiento de ellas, oponiéndose siempre que vieren se trata de alterarlas; y a los dichos mis Capitanes Generales en sus Despachos se les advierta, que no tienen, ni Yo les doy mi autoridad en manera alguna, para dispensar en ninguna cosa de las que en ellas se ordenan; porque desde luego revoco cualesquiera otras ordenes, Constituciones, o costumbres por donde puedan pretender arbitrio para dispensar, o innovar en todos, o en cualesquiera de los casos que en ellas se contienen; y les quito el privilegio, y título de su cargo, de tal manera, que en estar parte no tengan facultad, ni título para poder dispensar, aunque quieran hacerlo: pues con quitarlos el cargo para en aquel caso, les quito la facultad, que con él tenían de poderlo mandar: de forma, que lo que hicieren en contrario, en cualquier tiempo se haya de entender ninguno, y de ningún efecto, ni valor, como acción de persona ilegitima, sino que obra derechamente contra ella; por lo cual mando a los dichos mis Veedores Generales, y demás Oficiales del sueldo, adviertan a mis Capitanes Generales, en lo que ordenaren, si se encuentran con mis órdenes, y con lo contenido en estas Ordenanzas; y en caso que son embargo de su advertencia, no las cumplieren, no tomen la razón, ni pongan intervención en cosa que se oponga a ellas,


RHM EXTRA 1 2017
To see the actual publication please follow the link above