Page 69

RHM EXTRA 1 2017

68 PABLO MARTÍN PRIETO El derecho de convocar a prestar el servicio de hueste y cabalgada es una facultad inherente al señorío, y que como tal ejercen, como el rey, los distintos señores. En algún documento de transmisión se hace explícito que dicha facultad se recibe con el señorío28. Es habitual para reyes, condes y también para otros señores, hacer reserva expresa de este derecho suyo, reteniéndolo para sí cuando por lo demás otorgan franquicia a los de un lugar de otras varias cargas29. En todas partes, la expresión de “hueste y cabalgada” o análogas comprende, asimismo, su redención mediante un pago en dinero por quien no acude a prestar el servicio (fonsado, hueste, cabalgada, vienen así a significar tanto el servicio de armas como el pago con que se redime)30. No se confunde, en todo caso, la redención del servicio de armas (previa) con la multa por no prestarlo (a posteriori)31. La redención no suele ser muy gravosa: cinco sueldos debe pagar el caballero que no quiera acudir, y la mitad (dos sueldos y seis dineros) el peón, según el fuero de Carcastillo32; dos sueldos el caballero y uno el peón en el fuero de Cáseda (1129)33; incluso puede no ser pecuniaria, como el pago en especie que se contempla en el fuero de Caparroso (1100)34 o el veto para comprar y vender en mercados del rey, del fuero de Zaragoza35. La multa por incomparecencia es más cuan- 28  FONT RIUS, Cartas de población, p. 538. En 1297 el monasterio de S. Saturnino de Tavérnoles confiere esa facultad, con el señorío, al vizconde de Cardona: “vobis damus et concedimus quod vos … habeatis imperpetuum in dicta populatione … totum alium dominium, hostem et cavalcatam”. 29  Ibidem, p. 232. En 1181 Alfonso II hace francos a los de Puigcerdá, menos de hueste y justicia: “facio vos … franchos et ingenuos ab omni questia et ab omni servitio, ita ut non respondeatis michi … de alio servitio nisi de host et de iustitiis”. Ibidem, p. 302. En 1205 el maestre del Temple da carta de población a Batea, reservándose entre otros derechos señoriales el servicio de ejército y cabalgada: “Sciendum est autem quod ibi retinemus ad nostrum proprium dominium molendina et furnos, et placita et exercitus et cavalcatas”. Se pueden aportar otros numerosísimos ejemplos en esta línea. 30  Es ejemplar, al respecto, la claridad con que se recoge esta equivalencia o redención pecuniaria por el servicio de armas, en una carta de franquicias dada por Jaime I a la población catalana de Almacellas en 1260: “Retinemus tamen nobis in perpetuo quod si nos vel nostri fecerimus vel fieri mandaverimus exercitum vel cavalcatam, teneamini vos et vestri ire in dictum exercitum et cavalcatam quandocumque et quotienscumque vos et vestri a nobis vel nostris inde fueritis requisiti; et si forte nolueritis ire in dictum exercitum et cavalcatam et volueritis vos inde redimere pro pecunia, possitis remanere et componere inde nobiscum et cum nostris sufficienter et dare pecuniam inde nobis et nostris pro redemptione”: ibidem, p. 449. 31  GARCÍA FITZ, F.: “La Reconquista y la formación de la España medieval (de mediados del s. XI a mediados del s. XIII”, en LADERO QUESADA, M. A. (coord.): Historia militar de España. II. Edad Media, Real Academia de la Historia – Ministerio de Defensa, Madrid, 2010, pp. 141-215 151. 32  MUÑOZ ROMERO, Colección de fueros, p. 470. 33  Ibidem, p. 475. 34  Ibidem, p. 392: “et qui non fuerit en apellido, peitet arrobo trigo e arrobo ordio”. 35  Ibidem, p. 449: “et nullus infancione qui ibi non quesierit ire, non habet super illum nullam caloniam, nisi quod vetet rex de terra suos mercatos, quod non ibi comparet, net vendat”. Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2017, pp. 68-84. ISSN: 0482-5748


RHM EXTRA 1 2017
To see the actual publication please follow the link above