Page 72

RHM EXTRA 1 2017

FUENTES NORMATIVAS SOBRE ORGANIZACIÓN MILITAR… 71 Existe también otra variedad de asuntos interesantes en torno a la prestación del servicio de hueste y cabalgada que quedan reflejados en este tipo de documentación. Una protección especial ampara a quienes lo prestan, contra prendas o reclamaciones que quieran hacerse en su ausencia: el que ha salido de hueste no está obligado – comprensiblemente – a responder de cosa alguna hasta después de regresar47. Si bien no parece fácil acreditar cómo se convocaba concretamente la hueste o cabalgada48, ocasionalmente se encuentra alguna referencia a ello en la documentación49. Una precaución habitual que aparece en muchos fueros era dividir la población sujeta al llamamiento por tercios, de manera que uno o dos tercios marcharan a la hueste o cabalgada, quedándose el resto en la población de origen, como fuerza de reserva y protección50; en algún caso había mayor desproporción entre el número de los que partían y el de quienes se quedaban (sólo un hombre de cada diez deja de ir en el fuero de Tajonar de 125151). En todas partes queda claro que el servicio de ejército o hueste es de mayor envergadura que el de cabalgada (supone ésta una misión menos prolongada), pero resulta curioso comprobar que en la época, para calcular el esfuerzo que sobre la población recaía prestando uno u otro se podía tener en cuenta la equivalencia siguiente: participar una vez en hueste vale por ir dos veces en cabalgada (de acuerdo con la carta de población dada a Belmonte por sus señores calatravos 47  GARGALLO MOYA, Los Fueros de Aragón p. 61: § 97. “Manda el fuero que tod omne, demientre que sera en la huest del rey ni despues que sia tornado de la huest por VIII dias, no es tenido de responder a nenguno por deuda que deva”. UTRILLA UTRILLA, El Fuero General de Navarra, p. 184: § 37. “Mientre que el rey es ena huest, nuyl bayle del rey ni otro non deue peyndrar a ningun ome que sea en la huest por debda ni por fiaduria entroa que torne en su casa, et ata que X dias sean passados” y p. 340: § 379. “Ningun ome qui peyndra su deudor por alguna quereylla que aya del otro ome, quando el rey isse en huest, si peyndrare, la calonia es LX sueldos”. 48  TORRES SEVILLA, “La España del Norte”, p. 114: “Las condiciones básicas del llamamiento a fonsado, así como el tiempo y lugar acordado para su inicio, se discutían en consejo palatino y se anunciaban por todo el reino, a toque de cuerno o bocina, mediante sayones que comunicaban la noticia a los distintos territorios”. 49  FONT RIUS, Cartas de población, pp. 354-355: “Tamen retinemus nobis … hostes et chavalgatas, quandocumque vel quotienscumque per nos vel per literas aud nuntios nostros eas vobis facere mandaverimus” (carta de población y franquicias dada por el conde del Rosellón y Cerdaña a Bellver, en 1225). Asimismo el ya citado § 278 de los Fueros de Aragón, donde se menciona el pregón: vide supra, nota 38. 50  MUÑOZ ROMERO, Colección de fueros, p. 460: “Et si habuerit dominus noster rex lite campale, vadat tertia parte de illos cavalleros, et de illa tertia parte, ipse qui non fuerit in oste, pectet unum solidum” (fuero de Calatayud); “Caballeros de Carocastello baiant illa tercera parte in fonsado cum rege, aut cum seniore, quelque remangat de illa tercera parte, peitet fonsado V solidos” (fuero de Carcastillo); “Vicinos de Casseda … faciant se tres partes, et illo cavaillero qui non fuerit ad fosato, peitet in anno II solidos, et pedon uno solido” (fuero de Cáseda). 51  FORTÚN PÉREZ DE CIRIZA, “Colección de fueros menores”, doc. no. 103. Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2017, pp. 71-84. ISSN: 0482-5748


RHM EXTRA 1 2017
To see the actual publication please follow the link above