Page 75

RHM EXTRA 1 2017

74 PABLO MARTÍN PRIETO Bajo Aragón y la apertura hacia el Levante66. En los fueros y cartas pueblas o de franquicias de los lugares bajo autoridad señorial de las órdenes militares, así como de las villas y ciudades del realengo, se documentan, junto con los aspectos anteriormente vistos, otros que apuntan a la realidad social de sus esfuerzos militares. Para los freiles templarios u hospitalarios, es importante fijar las condiciones en que sus gobernados han de contribuir a la defensa, exenciones incluidas (de lo que ya se han visto algunos ejemplos). A los intereses de las milicias concejiles responden las menciones a aspectos en torno a los posibles beneficios de las empresas militares: así, las previsiones sobre la indemnización solidaria y colectiva a que tenían derecho los participantes en la empresa por los daños sufridos (siempre se consignan, al respecto, las lesiones de los hombres y la pérdida de los caballos), como algo previo al reparto del botín. Y a los intereses del rey o señor, el cobro de la quinta parte del botín obtenido por las milicias concejiles – por influencia andalusí) y la reserva de los cautivos de calidad (musulmanes eminentes, que deben ser entregados al rey)67. Entre otros varios aspectos reflejados en este tipo de documentación destacan, asimismo, las normas que regulan la tenencia de castillos y fortalezas, referidas especialmente a las condiciones en las que se mantenía y codificaba la relación de fidelidad entre el rey, propietario eminente de estas instalaciones estratégicas, y aquellos nobles que las tenían a su cargo. Se regulan los servicios militares que deben prestar los castellanos o tenentes de castillos, y muy especialmente las circunstancias que rodean la fidelidad: transmisiones, “subarriendo” a otros tenentes inferiores, desistimiento del 66  SESMA MUÑOZ, J. Á.: “Reflexiones en torno a la guerra en la historia de la Plena Edad Media (guerra, ejército y sociedad en Aragón, siglos XI-XIII)”, en Cuadernos del CEMyR, 13, 2005, pp. 229-248 242-244. En las Cortes de Monzón de 1236 algunos concejos negaron su ayuda a Jaime I para la conquista de Valencia, pero la obtuvo de Teruel, Daroca y Zaragoza: UBIETO ARTETA, A.: “Dos actitudes ante la reconquista de Valencia”, en Temas valencianos, 3, 1977, pp. 3-22. 67  MUÑOZ ROMERO, Colección de fueros, pp. 460-461: “Et cavalgatores qui exierint de Calatayub, de ganancia quam fecerint, emendent plagas totas, et alcent cavallos, et donent una quinta / de captivos, et de ganato vivo, et de totas alias causas non dent nata. Et si evenerit quod prendat captivo, qui sit rex, sit de domino rege, et de allio captivo sua quinta” (fuero de Calatayud); pp. 470, 471: “Cabaleros qui fuerint in guarda, si caballos si navargaren, aud plagas habuerit, emendet illos prius e postea si dent quinta”, “Et cabailleros de Carocastello qui fuerint in fosado cum rege, vel cum suo seniore, dent una quinta” (fuero de Carcastillo); p. 473: “Et caballeros de Encisa qui fuerint in fossato extra quintam salien IIII bestias” (fuero de Encisa); p. 475: “Cavalcatores de Casseda qui fuerint in terra de moros, de ropas et de armas non dent quinta, si non fuerit laborata de auro vel argento. De captivo si fuerit rex vadat ad regem, de alio captivo sua quinta” (fuero de Cáseda); p. 497: “Si fuerit ad guardia, e aduxerint ganado vivo e de captivos la quinta al seniore, de los caballeros et de los pedones septima parte de ganado vivo e de captivo al senior, et de auro similiter sive de los cabailleros sive de los pedones el quinto al senior” (fuero de Marañón). Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2017, pp. 74-84. ISSN: 0482-5748


RHM EXTRA 1 2017
To see the actual publication please follow the link above