Page 80

RHM EXTRA 1 2017

FUENTES NORMATIVAS SOBRE ORGANIZACIÓN MILITAR… 79 des o mostres: los escribanos de ración debían comprobar las armas y ver y valorar las monturas. Pero las órdenes y ordenanzas de la época permiten conocer que en ello menudeaba el fraude y la picaresca: por ejemplo, una ordenanza valenciana de 1386 prohíbe malas prácticas, como mudar de montura una vez ésta ha sido vista y valorada por el escrivá de ració, así como cambiarse de compañía tras haber sido inscrito en una de ellas83. Las ordinacions tenían también por objeto atajar comportamientos desordenados y restablecer la necesaria disciplina militar entre los alistados: así, por ejemplo, en 1389 se documenta una orden al escribano de ración de descontar de sus soldadas aquello que ciertos incontrolados hubieran robado a las gentes del país; y de 1390 se conoce una orden de reportarse o reincorporarse a filas los dispersos por indisciplina84. Diversas cartas e instrucciones permiten conocer asimismo otros aspectos conexos al hecho militar, del máximo interés, como los códigos de señales visuales de humo (de día) y fuego (luminarias, de noche) para comunicar a distancia, de torre en torre, circunstancias como la aproximación o el ataque del enemigo; o la implementación de tareas de vigilancia y espionaje, incluyendo la apertura de la correspondencia privada; o diversas manifestaciones de la burocracia oficial, como los permisos de salida para embarcar armas de fuego en los puertos85. Asimismo, las cartas reales y diversos presupuestos para cada campaña ilustran sobre aspectos concretos de organización de los abastecimientos y logística86. A este respecto, aunque el objeto de este trabajo no incluye las cosas de la mar, se impone considerar que las ordenanzas pioneras en esta época son las de las armadas: debido a que hasta en sus mínimos detalles la organización y planificación de las empresas por mar habían necesariamente de asegurarse por anticipado y preverse meticulosamente, las ordenanzas de la mar conocerán un desarrollo más temprano en la dirección de la racionalización que habrá de servir de modelo a las que regirán el funcionamiento de los ejércitos terrestres. Otra vertiente que las órdenes y reglamentos permite conocer es la que atañe a los cuerpos permanentes de guardia personal del rey y las órdenes de caballería, que tanto predicamento adquirieron en el siglo XIV, cuando al tiempo que Alfonso XI creaba en Castilla la de la Banda, Pedro IV hace lo propio con la caballería de San Jordi, y Martín el Humano con la empresa 83  SÁIZ SERRANO: Guerra y nobleza en la Corona de Aragón, pp. 78-79. 84  FERRER MALLOL: “La organización militar”, pp. 177-178. 85  Ibidem, pp. 153 (nota 144), 155, 193. 86  Ibidem, pp. 211-213. Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2017, pp. 79-84. ISSN: 0482-5748


RHM EXTRA 1 2017
To see the actual publication please follow the link above