Page 29

BIP 156

Historia y Cultura Naval BIP 27 L La fragata Numancia en la bahía de Sesimbra 101 años después. Pero la mar, que tantas veces había surcado, no la dejó sufrir ese triste final y se la llevó consigo el 16 de diciembre de 1916 en aguas portuguesas, en las que hoy navega su sucesora la fragata Numancia F-83. Una nota de prensa daba la siguiente noticia de su naufragio: «La fragata acorazada española Numancia, de cerca de 90 metros, encalló en la playa de Sesimbra el 16 de diciembre de 1916. El barco era llevado por dos remolcadores, teniendo como destino los altos hornos de Bilbao para su desguace. Encallada en Sesimbra se mantuvo durante tres días gracias al buen tiempo. La tripulación incluso llegó a aprovisionarse en tierra. Tras un empeoramiento del tiempo los remolcadores dejaron a la fragata encallada y se refugiaron en Setúbal. En la tercera noche la fragata se estrelló contra los rompientes y la tripulación fue rescatada desde tierra por medio de un cabo y un cesto». Y a modo de epitafio, recordando la carga que el barco llevaba para que el traslado a Bilbao fuera más rentable, alguien escribió: «Curiosamente, en este naufragio nada se perdió, ni la carga, que era de sal, ni la Numancia. Ambas volvieron a su natural elemento». a fragata Numancia continúa integrada en la Agrupación Permanente de la OTAN N.º 1, realizando ejercicios de colaboración junto a la Marinha portuguesa. Al haber navegado cerca del Puerto de Sesimbra, este lugar nos ha hecho recordar las muchas vicisitudes que pasó la fragata blindada que hace más de 150 años dio la vuelta al mundo. El pasado mes de septiembre, se cumplieron 150 años (1867-2017) de la primera vuelta al mundo efectuada por un «buque acorazado ». En aquella época se pensaba que una fragata blindada sólo era apta para navegaciones costeras y la Numancia vino a demostrar todo lo contrario. Navegó por aguas sudamericanas, cruzando el Estrecho de Magallanes, y fue el buque insignia durante la Campaña del Pacífico. En el combate del Callao, el 2 de mayo de 1866, disparó 1.005 proyectiles y encajó 51 impactos, seis de ellos de grueso calibre, de los que uno le perforó el blindaje. Tuvo 16 heridos, entre ellos el brigadier Méndez Núñez. El lema contenido en el actual escudo de la Numancia proviene de la arenga del brigadier, antes de dicho combate: “Un mismo deseo nos anima a todos, y yo no puedo dudar que con vuestro valor, decisión y entusiasmo lo veamos satisfecho” Finalizadas las operaciones bélicas, salió a la mar el día 10 de mayo rumbo a Filipinas para continuar viaje hacia España. Tras una larga travesía, la mayor parte del tiempo a vela para ahorrar carbón, el 24 de junio llegó a la colonia francesa de Othaití con 110 enfermos de escorbuto. Desde allí continuó rumbo a Filipinas, entrando en Manila el 8 de septiembre, de donde zarpó en enero de 1867 para incorporarse a la escuadra en Río de Janeiro. Sin embargo, al tener enfermos de viruela a bordo, Méndez Núñez ordenó su regreso a España. Entró en Cádiz el 20 de septiembre de 1867, poniendo fin a un largo periplo de más de dos años y medio en el que fue el primer barco blindado —o acorazado— en dar la vuelta al mundo. Pero su vida aún sería más intensa y llena de vicisitudes. Realizó varios viajes llevando a los Reyes a bordo. Figuró en la escuadra concentrada en Mahón a las órdenes de Antequera por la crisis de las Carolinas. Asistió a la Exposición Universal de Barcelona e hizo un crucero por el Mediterráneo, entre otros. El 18 de diciembre de 1912 fue dada de baja, y aunque la petición popular era de conservarla como museo naval, se ordenó su venta para el desguace a una empresa de Bilbao.


BIP 156
To see the actual publication please follow the link above