Page 61

BIP 156

BIP 59 en la Armada días antes, se proclama la Segunda República en España. El nuevo régimen trae consigo nuevos símbolos. El Decreto de 27 de abril de 1931 adopta la bandera «tricolor» como Bandera Nacional para todos los fines de representación del Estado. Mediante el artículo 3.º de este Decreto se ordenaba la retirada y depósito, en los Museos respectivos, de las banderas y estandartes utilizados hasta la fecha por los Cuerpos Armados del Ejército y Marina, y las de los Institutos de la Guardia Civil y Carabineros. El artículo 5.º del mismo Decreto hace referencia explícita a nuestra protagonista: «...que las banderas y estandartes de los Cuerpos de Infantería de Marina y Escuela Naval, únicos cuerpos que ostentaban enseñas de colores distintos a la bicolor, sean sustituidas por banderas análogas a las descritas para los Cuerpos del Ejército, ajustándose las astas, moharras y regatones a lo dispuesto igualmente para el ejército». Finalmente, el día 5 de mayo de 1932, y en cumplimiento a lo decretado por el Gobierno Republicano, se remite la bandera morada de la Escuela Naval Militar al Museo Naval, ocupando, a día de hoy, un puesto de honor en la Sala del Real Patronato, ubicada en la planta baja del Cuartel General de la Armada, en Madrid. En sus escasos 30 años de servicio, tuvo notable relevancia en la vida de la Escuela Naval y una especial incidencia si consideramos que sobre ella, los futuros oficiales de la Armada prestaron su Juramento de fidelidad a la Patria; hemos constatado que algunos de los más veteranos en el servicio tienen memoria de ello, transmitida por sus abuelos. No se debe obviar el interés que la Reina Regente tuvo al concederle el escudo Grande de España sobre el paño de color morado, indicando de este modo la consideración Casa Real, igualándola «en todo» a la Bandera Coronela de Infantería de Marina. Parece lógico que, como un acto especial de este 300 aniversario, Estandarte y Escuela volvieran a ser uno; pero, como se ha indicado, éste forma parte de los fondos del Museo Naval, y que muy posiblemente es esta ubicación la que mejor asiento ofrece, presidiendo, como preside, los Consejos del Real Patronato. Como todo problema tiene solución, la Asociación «Retógenes», Amigos de la Historia Militar, se ofreció altruistamente a elaborar una réplica del Estandarte Real de la Escuela Naval Militar, orgullosos por el privilegio de poder devolver a la Escuela Naval Militar parte de su historia. Esta réplica ha sido entregada el día 10 de noviembre, en un emotivo y entrañable acto, coincidiendo con el pase a la Reserva del personal civil y militar. En el patio de aulas, ante el Batallón de Alumnos. Cesaban los más veteranos, con más de cuarenta años de servicio, pasando el relevo a las nuevas generaciones representadas por las DD y CC Alumnos que ante ellos formaban, y retornaba a la Escuela su Bandera, el viejo Estandarte Real, como parte de la riqueza histórica de la Armada, símbolo en tiempos pasados. Como el protocolo exige, fue entregada por una mujer, doña Ana Irene Freire Moreira, al Comandante-Director, el CN. José María Núñez Torrente, pasando a tomar su posición al frente del Batallón de Alumnos y, posteriormente, encabezar el desfile que cerraba el acto. Sería deseable que esta Bandera tuviera presencia en actos notables de la Escuela, como referencia histórica, porque la historia, nuestra historia naval, nuestra forma de ser y de actuar, es lo que realmente engrandece a la Armada. Y esta es, resumida, la historia de nuestra protagonista. ¡¡¡Nada más, y nada menos!!! JOSé LUIS ÁLVAREZ RUIZ DE LA HERMOSA La réplica de la Bandera de la Escuela Naval frente al Batallón de Alumnos. Estandarte Real de la Escuela Naval.


BIP 156
To see the actual publication please follow the link above