Page 63

BIP 157

plaza indefinidamente. Allí hacía funciones administrativas y el horario me permitía compaginarlas con las de madre sin ningún problema, y en ese tiempo, fue cuando decidí estudiar para presentarme a la Escala de Suboficiales. En 2013 ingresé en la Escuela de Suboficiales de San Fernando como artillera, donde realicé una formación general durante seis meses y, posteriormente, para completar la formación fui destinada a la Escuela Antonio de Escaño en Ferrol. Mi último paso por la Escuela de Suboficiales fue en este año, cuando estuve realizando el curso de ascenso a la Escala de Suboficiales. Para mí fue una etapa dura, porque sentía que me faltaban horas al día para hacer todo lo que se me pedía. Para entonces, yo ya tenía a mi hijo, y debo decir que en estas condiciones se hace complicado llevar la vida de estudiante; lo que significa llegar a casa todos los días por la tarde y tener que ponerte a estudiar, mientras el niño con tres años te requiere para que juegues con él. Pero también es cierto que las horas en la Escuela son verdaderamente necesarias para después poder desarrollar nuestras tareas en los buques. La formación impartida en las Escuelas de la Armada en mi opinión es buena, y ahora hemos vivido un cambio importante, con el nuevo Sistema de Enseñanza, al que aún necesitamos ir acostumbrándonos. El equiparar nuestra formación a los estudios de la vida civil, nos permite ampliar nuestros conocimientos, lo que en definitiva redunda a favor de la profesionalidad y la imagen interna y externa del suboficial de hoy. Y Ahora sé que, aunque parezca que en la Escuela se imparten asignaturas que, aparentemente, no tendrán valor de cara a nuestros cometidos, no es así, porque siempre nos valdrá el conocimiento que tengamos tanto para nuestra especialidad como para ayudar en otra y, desde luego, a nivel personal nunca está de más. Durante los tres años de Escuela me ayudó mucho mi marido, encargándose él de mi hijo para que yo pudiera estar las horas necesarias que requiere el plan de estudio y así poder crecer en mi profesión. Fue en este mismo año, cuando entré en la Escuela para el curso de suboficial, donde realizábamos deporte a diario, cuando decidí volver a empezar en el Boxeo. Yo me encontraba muy en forma gracias a esta preparación de la Escuela. Así que retomé mi práctica deportiva en un gimnasio de Coruña con el que hoy ! ¡A cubierta BIP 61


BIP 157
To see the actual publication please follow the link above