Page 64

BIP 157

! ¡A cubierta 62 BIP es mi entrenador, y del que tuve la suerte de aprender muchísimo. Hice mi primer combate en 2015 con 28 años y entré a formar parte de la selección gallega pues, aunque andaluza, estoy sin embargo afincada en Galicia. Este deporte me aporta grandes valores a nivel personal, como son el compañerismo, la humildad, el respeto, la disciplina, la capacidad de sufrimiento, la constancia, el auto control…, para mí es una forma de vida. Encima del ring los deportistas somos rivales, pero una vez abajo nos ayudamos en todos los momento; cada boxeador sabe lo que se sufre en cada entrenamiento y en cada combate por lo que nunca se infravalora al contrario… Aprendes también a depositar la completa confianza en tu entrenador, quien sabe mejor que uno mismo hasta dónde puedes llegar. Detrás de cada combate hay una larga preparación con un gran esfuerzo, en el que el boxeador entrena y es ayudado por sus compañeros; por lo que, en mi opinión, aunque el boxeo es un deporte individual, tiene un factor muy importante, el compañerismo, ya que tu equipo es el que te ayuda a mantenerte. A nivel profesional pienso que algunos de los valores que se enseñan y se aprenden en el boxeo se asemejan mucho a los que se reciben en la Armada, como la disciplina, el compañerismo y el respeto. Mucha gente piensa que el boxeo es un deporte que solo practican las personas agresivas o los jóvenes conflictivos, pero estoy segura de que si muchos de los que lo piensan lo practicasen, cambiarían de opinión viendo el sacrificio y la autodisciplina que conlleva, lo que hace que sea un deporte de grandes valores. Ya en 2016 pasé destinada a la fragata Canarias, donde sí pude ejercer mis funciones como artillera, además de ser suboficial del trozo de visita y registro y suboficial de deporte a bordo, donde me encuentro en la actualidad y encantada de estar en esta aquí, pues me ha brindado la oportunidad de vivir grandes experiencias. Tengo un destino de artillería ejemplar, donde todos trabajamos a una. He aprendido y sigo aprendiendo mucho con cada uno de mis compañeros suboficiales. El pasado año estuvimos casi seis meses en la Operación «Sophia», y yo como parte principal del trozo de visita y registro y artillera del barco, viví una de las mejores experiencias de mi vida en la Armada, tras lo cual me di cuenta de que la Armada realiza operaciones muy necesarias, que debemos seguir desarrollando porque de ellas depende en gran medida el mantenimiento de la paz, además de combatir la lucha contra el tráfico ilegal de personas. Es un gran privilegio Gym de la fragata Canarias. Operando en consola EP-2 del lanzador MK-13 durante adiestramiento LANMIS.


BIP 157
To see the actual publication please follow the link above