Page 133

Revista Historia Militar Extra 1 2018

132 MANUEL RETUERCE VELASCO - JOSÉ JAVIER DE CASTRO FERNÁNDEZ la villa, si bien será Pedro Peñaranda (1327-1349) quien iniciase la construcción de la torre, que fue concluida por su sucesor, Alonso de Vargas (1349-1362)56. La torre es de planta cuadrada con patio central y dispone de las características aspilleras del siglo XIV, si bien la obra más destacable es la de las bóvedas de crucería, construidas de ladrillo y argamasa en las cuatro naves inferiores que rodean al patio central del edificio. Arnedillo En 1170, Alfonso VIII de Castilla dio la villa de Arnedillo a la catedral de Calahorra y a su obispo Rodrigo, con su castillo que dominaba la Lomiella57. En 1224, el obispo Juan Pérez llegó a un acuerdo con el cabildo por el que se hizo con el señorío58. La función de esta fortificación fue controlar el puente que domina el estratégico paso del río Cidacos. La torre tiene planta regular, con diversos pisos madera y cuenta con aspilleras, formando parte de un recinto más amplio amurallado. Riba de Santiuste En 1129, Alfonso VII donó59 la Riba de Santiuste al obispo de Sigüenza, quien mejoró sus defensas como pieza fundamental del entramado defensivo de la diócesis. Esta fortaleza destaca por la posesión de una gran torre pentagonal en proa, situada en un extremo, y que dispone de Fig. 19. Castillo de Riba de Santiuste con su gran torre pentagonal 56  Alonso Navarro, Serafín: Libro de los Castillos y fortalezas de la Región de Murcia. Murcia, 1990, p. 81-85. 57  González González, Julio: El reino de Castilla en la época de Alfonso VIII, Madrid, 1960, vol. II, doc. 133. 58  Moya José, Gabriel; Ruiz, Julián y Arrúe, Begoña: Castillos y Fortalezas de la Rioja. Logroño 1992, p. 85. 59  Layna Serrano, Francisco: Castillos de Guadalajara. Guadalajara, 1994, p. 35. Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2018, pp. 132-174. ISSN: 0482-5748


Revista Historia Militar Extra 1 2018
To see the actual publication please follow the link above