Page 181

Revista Historia Militar Extra 1 2018

180 FRANCISCO DE PAULA CAÑAS GÁLVEZ zada18, el marqués de Cádiz y los monarcas, un procedimiento en el que el papel de otros agentes de menor relevancia política, pero sí administrativa, como secretarios, contadores y tesoreros, resultó determinante para conocer los pormenores de estas operaciones de vital importancia para la Corona y el éxito final de la guerra. LA CONTRIBUCIÓN DE RODRIGO PONCE DE LEÓN EN LA GUERRA DE GRANADA Y FRAY HERNANDO DE TALAVERA (1482-1491) Efectivos militares: aspectos cuantitativos Fue muy destacada a lo largo de toda la guerra, tanto en hombres y armas como en los aspectos económicos que seguidamente trataremos. Los datos cuantitativos así lo confirman. Desde 1482 encontramos a don Rodrigo en el frente granadino con una partición muy relevante en la toma de Alhama aquel año. En la campaña de Zahara de 1483 estuvo acompañado por un importante contingente militar de 500 peones y 300 jinetes que le permitió consquistar la plaza; generoso con su gente de armas, a finales de ese mismo año hacía merced a Antonio Martín de Espinosa, su vasallo en la villa de Arcos, de un juro de heredad sobre las rentas del almojarifazgo de esa misma localidad, “…porque fuestes uno de los que subieron por el escala porque se tomó la dicha villa a escala vista…”, y del mismo modo procedía con Fernando de Padilla, su alcaide mayor de Arcos, al que entregó 10.000 maravedíes de juro de heredad, y con Fernando Tardío, premiado con una renta sobre el almojarifazgo de Arcos19. En la tala de la “Tierra” de Málaga en abril y mayo de 1484 estuvo al frente de 312 jinetes, 20 espingarderos, 63 ballesteros y 100 lanceros, cifras que en junio de ese mismo año ascendieron hasta los 366 jinetes, 24 espingarderos, 148 ballesteros y 129 lanceros, una tendencia alcista en cuanto al número de efectivos bajo sus órdenes que culminó durante los 18  En 1482 Sixto IV designó comiarios para la recepción y ejecuión de la Cruzada por parte de la Corona a fray Hernando de Talavera, prior de Nuestra Señora de Prado, y Pedro Jiménez de Préxamo, más tarde obispo de Badajoz y luego de Coria. También lo fue Alfonso de Valdivieso, obispo de León (1485-†1500), licenciado, canónigo en Burgos y desde 1488 juez delegado pontificio para la Cruzada en Castilla. Como comisario de la Cruzada, bajo sus órdenes actuaban los predicadores, jueces y comisarios de los distintos obispados. Ladero Quesada, Miguel Ángel, La Hacienda…, pág. 231 y Nieto Soria, José Manuel: Iglesia y génesis del Estado Moderno en Castilla (1369-1480), Edit. Editorial Complutense, Madrid, 1993, pág. 461. 19  1483, noviembre, 4. Marchena y 1483, diciembre, 20. Marchena. AHNOB, Osuna, Leg. 118, Docs. 57-59 y 149. Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2018, pp. 180-196. ISSN: 0482-5748


Revista Historia Militar Extra 1 2018
To see the actual publication please follow the link above