Page 208

Revista Historia Militar Extra 1 2018

LOS LEGADOS PONTIFICIOS Y LA GUERRA EN LA PENÍNSULA… 207 su propiedad, sino de sus hijos. Por causa de este asunto hemos enviado a aquellas tierras a nuestro dilecto hijo Hugo, cardenal presbítero de la Santa Iglesia Romana, en boca del cual hemos establecido que nuestros consejos y decretos os han de ser explicados plenamente y con claridad, y han de ser dispuestos por Hugo en nuestro nombre ...”32. La carta, dirigida principalmente a los aristócratas francos, determina cuál fue la razón principal de la tercera legación de Hugo en España, a saber, situar a la Sede Apostólica como valedora última de la reconquista de las tierras peninsulares a los musulmanes. Fue una audaz maniobra por parte de Gregorio VII la de tratar de involucrar a los señores francos en esta misión, adjudicándose la propiedad originaria de toda España y cediéndola, como feudatarios, a los nuevos conquistadores cristianos. De hecho, la empresa encomendada al cardenal Hugo formaba parte de un proyecto más amplio de reacción simultánea en Occidente y en Oriente contra el Islam, pues el Papa en persona preparaba una expedición en socorro del emperador bizantino, amenazado entonces por los turcos33. Los resultados inmediatos de esta actuación de Hugo en la Península apenas fueron visibles. En ese año de 1073, el mismo conde Eblo se dirigió a España al frente de un gran ejército con el que protagonizó una cruzada de la que se desconoce su localización y sus resultados. Roucy era ya cuñado del rey Sancho Ramírez, por lo que muy probablemente atacase tierras musulmanas desde Aragón34. Más allá de su postrera condena35, la figura de Hugo Cándido merece ser resaltada por haber inaugurado una nueva época en las relaciones entre España y el Papado, abriendo el camino de la Reforma Gregoriana en algunos de sus aspectos más importantes para la Península Ibérica: la unificación litúrgica, la reforma de las costumbres del clero y la participación de la Sede Apostólica en la nueva configuración de la España de la Reconquista. A este último asunto se dedica buena parte de los apartados siguientes. 32  MANSILLA, D., La documentación..., Doc. 6, pp. 12-13. Trad. de F. Rodamilans. 33  GOÑI GAZTAMBIDE, José, Historia de la Bula de Cruzada en España, Vitoria, 1958, p. 54. 34  UBIETO ARTETA, Antonio, Historia de Aragón. La formación territorial, Zaragoza, 1981, pp. 81-82. Refiere un testamento que confirma que esta cruzada estaba activa en septiembre de 1073. E. Gros considera que la cruzada de 1073 fue organizada por Eblo de Roucy y Hugo Cándido sin contar con el rey Sancho Ramírez. GROS BITRIA, Eladio, Los límites diocesanos en el Aragón oriental, Zaragoza, Guara, 1980, p. 63. 35  En el IV concilio romano celebrado por Gregorio VII en marzo de 1078 fue fulminado anatema contra Hugo Cándido, por su apoyo (por segunda vez) a un antipapa. MANSI, XX, cols. Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2018, pp. 207-268. ISSN: 0482-5748 503-504.


Revista Historia Militar Extra 1 2018
To see the actual publication please follow the link above