Page 247

Revista Historia Militar Extra 1 2018

246 FERNANDO RODAMILANS RAMOS por otra parte, la presencia legatina serviría para acreditar que la autoridad única para reactivar la cruzada era la de la Sede Apostólica177. En presencia del cardenal Jacinto se reunieron en Soria los reyes Fernando II de León, Alfonso II de Aragón y Alfonso VIII de Castilla, que era el monarca anfitrión (ca. Marzo de 1172)178. Tanto su presencia juntos, como el hecho de que confirmaran la recién creada Orden de Santiago, vendría a reforzar precisamente la narración del bulario sobre la finalidad de la legación pontificia, a saber, recomponer la paz entre los reinos para avanzar en la lucha contra el musulmán. Sobre la orden santiaguista, habría que matizar que el aparente control último de la Sede Apostólica fue más formal que real, pues la Orden de Santiago estuvo siempre mediatizada por la monarquía179. El legado Jacinto pasó después al reino de León. El 12 de mayo de 1172 volvió a manifestarse el propósito legatino de la pacificación interna y la reconquista, con la adhesión de los potentiores abulenses a la Orden de Santiago180. Durante su estancia hispana el legado enfermó y tuvo que guardar reposo en Zamora181. Una vez recuperado se trasladó a Toledo, desde donde participó de manera todavía más directa en la tarea reconquistadora, concediendo indulgencias o “grandes solturas” a los defensores de Huete, plaza que estaba siendo cercada en aquellos momentos por las tropas califales. Queda el recuento de lo sucedido en los Anales Toledanos182. En febrero de 1173 el legado se hallaba en Portugal, donde intervino en una disputa económica de los Hospitalarios portugueses contra la Iglesia arzobispal de Braga183. La pronta resolución alcanzada habría de ponerse en relación con la misión cruzadística del cardenal en España. Dentro del programa de la Sede Apostólica que buscaba establecer el legado pontificio, era muy desafortunado que una disputa económica184 entre actores político- 177  AYALA MARTÍNEZ, Carlos de, “Alfonso VIII, Cruzada y Cristiandad”, Espacio, Tiempo y Forma. Serie III, Historia Medieval, Núm. 29 (2016), p. 83. 178  GONZÁLEZ, J., El reino de Castilla..., Vol. I, p. 378; AGUADO DE CÓRDOBA, Francisco (Dir.), Bullarium Equestris Ordinis S. Iacobi de Spatha, Madrid, 1719, Doc. I.11, pp. 2-3; Vid. MARTÍN, José Luis, Orígenes de la orden militar de Santiago (1170-1195), Barcelona, CSIC, 1974. 179  AYALA, C. de, Las órdenes militares hispánicas..., pp. 124-125. 180  GONZÁLEZ, Julio, Regesta de Fernando II, Madrid, CSIC, 1943, p. 99. 181  AGUADO DE CÓRDOBA, F. (Dir.), Bullarium..., Doc. IV, pp. 78-79. 182  Anales Toledanos, I, en FLÓREZ, ES, XXIII, pp. 391-392. 183  ERDMANN, C., Papsturkunden..., Doc. 71, pp. 243-244. 184  Aunque la cantidad discutida fuese importante, como se infiere al comparar los ochenta morabetinos de la sentencia legatina con el censo anual de la Santa Cruz de Coimbra a Roma, que era de apenas dos morabetinos. Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2018, pp. 246-268. ISSN: 0482-5748


Revista Historia Militar Extra 1 2018
To see the actual publication please follow the link above