Page 278

Revista Historia Militar Extra 1 2018

LA IGLESIA DEL OCCIDENTE EUROPEO FRENTE A LAS INCURSIONES… 277 Tours por los normandos, escribió una carta de respuesta a los monjes francos en 906 diciendo: “Se ciertamente que debido al absoluto desprecio por los divinos preceptos y la violación de los mandamientos, Jerusalén y Judea han tenido que soportar, al igual que la casa de Dios, los azotes de las tribulaciones, estando la ley divina prisionera y arrasada por numerosas generaciones”23. Incluso tan tardíamente como en la primera mitad del siglo XI seguimos encontrando referencias hispánicas a correrías normandas en las mismas premisas, por ejemplo, en el documento del rey leonés Alfonso V en el que se alude a la destrucción del enclave episcopal tudense a manos de los vikingos con estas palabras: “Pero poco tiempo después, a causa de los crecientes pecados de los hombres, los normandos venidos del mar se multiplicaron, y desde entonces la sede de Tuy se tornó la última y más humilde de las sedes”24. La concepción teológica de las razias normandas fue diluyéndose según Escandinavia se fue cristianizando y convirtiendo. Agotado el furor vikingo y reconvertido en ímpetu cruzado25, el norte terminó por perder la carga simbólica que había tenido hasta entonces en la escatología cristiana. De esa manera, a partir de la segunda mitad del siglo XI, asistimos a la construcción de un nuevo relato de la expansión vikinga como consecuencia de que, magnates y cronistas, anteriormente antagonistas de los paganos, pasaron a ser sus cristianizados descendientes o los encargados de reescribir la historia de sus antepasados nórdicos26. El clero europeo occidental ante la agresión vikinga: ¿resignación o acción? Habiendo aceptado que los normandos fueron percibidos entre los siglos IX y XI, de manera bastante unívoca y generalizada, como la mano 23  Sobre la autenticidad de este documento, su cronología, su edición y su traducción al francés ver Henriet, Patrick: “La lettre d’Alphonse III, rex Hispaniae, aux chanoines de Saint-Martin de Tours (906)”, en Retour aux sources. Textes, études et documents d’histoire médiévale offerts à Michel Parisse. Picard, Paris, 2004, pp. 155-164. 24  Lucas Álvarez, Manuel: Tumbo A de la Catedral de Santiago. Cabildo de la S.A.M.I. Catedral y Seminario de Estudios Gallegos, Santiago, 1998, doc, 64, pag. 153. Ver nota 91. 25  Ferreiro Alemparte, Jaime: Arribadas de normandos y cruzados a las costas de la Península Ibérica. SEEM, Madrid, 1999, pp. 60-72. 26  Podemos encontrar un exponente de este cambio de paradigma en Adán de Bremen. Este clérigo de la segunda mitad del siglo XI vinculó las razias realizadas por los noruegos con la dureza de su tierra natal, que les obligó, según él, a “navegar por todo el mundo, realizando correrías en las que obtienen abundantes recursos y riquezas del resto de países, permitiéndoles sobrellevar las penurias del suyo propio”. Tschan, Francis Joseph ed. y tr.: History of the Archbishops of Hamburg-Bremen. Columbia University Press, Nueva York, 2002, pp. 210-214. Otros ejemplos de la nueva cronística medieval son el franco Dudón de San Quintín, el anglo-normando Guillermo de Jumiéges o el islandés Snorri Sturlusson. Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2018, pp. 277-300. ISSN: 0482-5748


Revista Historia Militar Extra 1 2018
To see the actual publication please follow the link above