Page 42

Revista Historia Militar Extra 1 2018

EL ASCENDIENTE ECLESIÁSTICO EN EL LENGUAJE BÉLICO… 41 obstante, el nuevo modelo de monarquía que deseaba implantar, mostrado a lo largo de la II Partida, acabaría siendo un referente imprescindible para los titulares de la institución en Castilla desde el reinado de Alfonso XI tras su promulgación en las Cortes de Alcalá de 134848. En concreto, en su título V se dedican detalladísimas leyes a la educación y cualidades que debía poseer y mantener a lo largo de su vida el buen monarca. Se le aconseja, entre otras muchas cosas: lecturas provechosas, mesura en el hablar y en su comportamiento con sus vasallos, o el ejercicio de cabalgar y de la caza como entrenamientos esenciales para la guerra… Las Partidas, sin duda, encierran un especial atractivo para el tratamiento historiográfico de la guerra y del ejército en el Medievo. En primer lugar, por el ya mencionado ascendiente del que disfrutaron en el imaginario colectivo. En este sentido, aunque es cierto que es en 13 de los 31 títulos en los que se articula la II Partida donde se encuentra la normativa fundamental sobre la guerra y al ejército49, también lo es que en otras leyes de la primera y séptima, se hallan algunas disposiciones cardinales, estrechamente vinculadas al Derecho canónico y a la tradición del pensamiento eclesiástico que, asimismo, han de ser consideradas a la hora de tratar la guerra mantenida contra los musulmanes. Así, en la primera de ellas Alfonso X reflexiona sobre el hecho de que los eclesiásticos puedan luchar contra los musulmanes, a la vez que les exime de acudir a los enfrentamientos bélicos emprendidos contra otros reinos cristianos: “…Pero si acaesçiese que moros e otros que fueren enemigos de la fe cercassen alguna villa, o castillo, en tal razón como ésta, non se deben los clérigos escusar, que non velen e non guarden los muros…E otrosí los obispos e los otros perlados que ovieren tierra del rey, o heredamiento alguno, porque le deven fazer servicio, deven yr en la hueste con el rey, o con aquel que embiare en su logar, contra los enemigos de la fe, e si por aventura ellos non podiesen yr, deven enviar sus caballeros e sus ayudas según la tierra que tuvieren. Pero si el rey oviere guerra con christianos, debe escusar los perlados, los otros clérigos”50. 48  Una edición y análisis en Juárez Blanquer y Rubio Flores: Partida Segunda de Alfonso X el Sabio. Manuscrito 12794 de la B. N. Edición y estudio, Granada, 1991. 49  En concreto, desde el título XVIII, centrado en la guarda y abastecimiento de los castillos hasta el XXX, referido al oficio de los alfaqueques. Una síntesis sobre las leyes destinadas en este código a las funciones de cada oficial, los tipos de movilización, la logística e intendencia, las virtudes del caballero, o las novedades que se recogen en ella en cuanto legislación militar se refiere, en Arranz Guzmán, Ana: “Las raíces de las Ordenanzas Militares en la Castilla Medieval”, en Revista de Historia Medieval. Nº extraordinario. Las Ordenanzas Militares de los Austrias, 2017, pp 15-58. 50  Siete Partidas, I, VI, LII. Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2018, pp. 41-76. ISSN: 0482-5748


Revista Historia Militar Extra 1 2018
To see the actual publication please follow the link above