Page 44

Revista Historia Militar Extra 1 2018

EL ASCENDIENTE ECLESIÁSTICO EN EL LENGUAJE BÉLICO… 43 “Por buenas palabras e convenibles predicaciones deven trabajar los christianos de convertir a los moros para fazerles creer en la nuestra fe, e aduzirlos a ella, e non por fuerça, nin por premia, ca si voluntad de nuestro señor fuesse de los aduzir a ella, e de gela fazer creer por fuerça él los apremiaría si quisiesse, que ha acabado poderío delo fazer, mas él non se paga del servicio quel fazen los omes a miedo, mas de aquel que se faze de grado e sin premia ninguna…”54. Las tres leyes citadas responden a la normativa canónica vigente desde el IV concilio de Letrán de 1215. Pero lo más destacable es que las imágenes que proporcionan sobre el clérigo guerrero, así como sobre la posibilidad de perpetrarse profanaciones, o lo conveniente de intentar atraerlos a la fe católica a través del convencimiento, como en el siglo VII había apuntado ya San Isidoro en relación a los judíos, se instalaron con fuerza en el pensamiento colectivo, hasta el extremo, por ejemplo, de que un número significativo de obispos titulares de diócesis fronterizas, casi siempre de origen mendicante -Jaén y Cádiz- no dudaron en adentrarse en tierras musulmanas para llevar a cabo estos ideales evangelizadores. Tales ideas se mantuvieron firmes en las siguientes centurias, siendo repetidas con cierta asiduidad en las reuniones de Cortes, especialmente durante el reinado de Juan I55. El segundo elemento fundamental que hace de las Partidas una fuente de extraordinario valor para el presente estudio es que en ellas se recogieron buena parte de las reflexiones éticas de la literatura especular antes señalada, transformándola en fuente de Derecho; pero al mismo tiempo y de mayor peso aun es el hecho de que sus disposiciones, cargadas de referencias bíblicas y eclesiásticas, se convirtieran en imprescindibles referentes para los espejos de príncipes posteriores y las obras literarias en general, con todas las implicaciones que ello significó respecto a la proyección social del nuevo lenguaje y discurso bélico y castrense desarrollado. Las citas bíblicas y de legislación canónica, especialmente el Decretum de Graciano y distintas decretales pontificias, son abundantes; y lo mismo hay que decir en relación a las de grandes intelectuales de la Iglesia, como San Agustín, San Gregorio o San Bernardo. Esto no quita que la II Partida esté repleta de citas provenientes del pensamiento greco-latino (Séneca, Cicerón y, sobre todo, 54  Ibid. VII, XXV, II. En la actualidad estoy llevando a cabo una recopilación documental en torno a la labor evangelizadora intentada por algunos prelados castellanos en el siglo XIV, que discurrió paralela a los enfrentamientos bélicos mantenidos en torno al Estrecho. 55  Sobre esta permanencia ideológica en las últimas décadas del siglo XIV y a lo largo del XV vid. Arranz Guzmán, Ana: “El episcopado y la guerra contra el infiel en las Cortes de la Castilla Trastámara”, en Nieto Soria (dir.), La monarquía como conflicto en la Corona castellanoleonesa (c. 1230-1504), Madrid, Sílex, 2006, pp. 253-297. Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2018, pp. 43-76. ISSN: 0482-5748


Revista Historia Militar Extra 1 2018
To see the actual publication please follow the link above