Page 46

Revista Historia Militar Extra 1 2018

EL ASCENDIENTE ECLESIÁSTICO EN EL LENGUAJE BÉLICO… 45 tratados en el conjunto de la obra, están condicionados por la moral cristiana y, en varios aspectos, por las directrices marcadas por el pontificado romano en la legislación ecuménica. Y son estas dos circunstancias, junto con la originalidad derivada de constituir el cuerpo normativo extenso y coherente más antiguo de nuestras grandes ordenanzas militares, lo que hacen de este código un texto excepcional. No han sido pocos los autores que se han detenido en el análisis de esta fuente, resaltando su calidad de verdadero código de deontología castrense58. En ella se tratan, en efecto, los tipos de guerras posibles, las tácticas, la intendencia, pero también el ius ad bellum, el obligado servicio al rey como vicario de Dios, la honra o las principales virtudes que han de adornar al caballero, entre otras muchas cosas; unos temas siempre envueltos con un lenguaje y un discurso de claros tintes religiosos y eclesiásticos. En un intento de sintetizar, voy a referirme únicamente a aquellos términos y conceptos recogidos en la II Partida estrechamente vinculados al mensaje difundido por la Iglesia en materia bélica a partir de la plenitud medieval, así como a los más personales introducidos por Alfonso X por reflejarse en ellos el deseo regio de trasladar a su pueblo su personal idea de lo que entendía por autoridad monárquica, dadas sus implicaciones en matera bélica. La abundante utilización de símbolos, imágenes o personajes bíblicos y religiosos en esta obra destinados a explicar el poder de la monarquía demuestra hasta qué punto el Rey Sabio tenía la certidumbre de que sus “naturales” lo iban a entender mucho mejor. No ha de olvidarse que entre el común de la población y en la mayoría de los casos, la única aproximación a la cultura se producía a través de la catequesis, de los sermones, o de otras fórmulas de aprendizaje ligadas siempre a la Iglesia y a los textos bíblicos. El primero de los símbolos recogidos hace referencia al tema, esgrimido en numerosas ocasiones desde los tiempos del Papa Gelasio (492- 496), de la necesidad de colaboración de las dos espadas, la espiritual y la terrenal: “…E porende estos dos poderes se ayuntan ala fe de nuestro Señor Iesu Christo por dar justicia complidamente al alma e al cuerpo. Onde conviene, por razón derecha que estos dos poderes sean siempre acordados, asi que cada uno dellos ayude de su poder al otro, ca el que desacordasse, vernia contra el mandamiento de Dios…”59. 58  Véase al respecto, Gárate Córdoba, José Mª: Espíritu y milicia en la España medieval, Madrid, 1967, pp. 271-273. 59  II Partida, Prólogo. Revista de Historia Militar, I extraordinario de 2018, pp. 45-76. ISSN: 0482-5748


Revista Historia Militar Extra 1 2018
To see the actual publication please follow the link above