Page 22

RAA 876

oídos» de las propias plataformas de la fuerza a la que apoyan, y son elemento fundamental para la obtención de intel. Asimismo, la EW es parte esencial de la protección de las unidades de superficie. Un buen ejemplo es el uso de destructores como Piket Radar para alerta temprana y protección a una task force empleada en cualquier operación naval. También sobre plataformas navales opera el moderno sistema de combate AEGIS con que se dotan algunas de las modernas unidades y que es el corazón del sistema de defensa antimisiles de la OTAN del que España es parte integrante desde la llegada del destructor USS Donald Cook. Analizadas las tres dimensiones clásicas del combate, hemos de elevarnos para analizar la cuarta, es decir, el entorno aeroespacial, donde se ha generalizado el uso de satélites –civiles y militares– para comunicaciones, reconocimiento, posicionamiento, La EW es parte esencial de la protección de las unidades de superficie navegación y guiado de sistemas tanto civiles como militares. Por afectar a todas las anteriores dimensiones, hay que hacer mención especial a los sistemas que usan tecnología de energía dirigida (DREW o DIRCM). Para uso civil o militar, estos sistemas se presentan como la solución a problemas tan dispares como el control de masas o protección de la fuerza (active denial), protección de áreas aeroportuarias (vigilant eagle), protección antimisiles (airborne laser) y la implementación del ataque por pulso electromagnético (Bofors HPM Blackout).En este campo se cuenta con proyectos de la industria nacional, como el proyecto MANTA de Indra, que se presume como una eficaz solución contra los misiles antiaéreos de doble dígito y manpads letales para el transporte y PR, tal y como ya se ha descrito anteriormente. Una vez visto el grado de implantación de la EW en todos los entornos y escenarios operacionales, es necesario detenerse en la doctrina EW, pues de la misma emana el uso de estos medios y, por tanto, el desarrollo futuro de los mismos. Tradicionalmente, la doctrina OTAN definía la guerra electrónica como «el conjunto de acciones militares que explotan el espectro electromagnético (EM)» o dicho de otra manera, «la EW es la conducción de las EMO (electromagnetic operations ) en un ambiente EM», y tradicionalmente la dividía en tres grandes bloques: – ESM (electronic support measures) medidas de apoyo electrónico. – EPM (electronic protection measures) medidas de protección electrónica. – ECM (electronic counter measures) medidas de ataque electrónico. Esta división respondía a la forma de planear y ejecutar operaciones militares convencionales. Desde este enfoque, centrándonos en el RC-135 Rivet Joint en vuelo 628 REVISTA DE AERONÁUTICA Y ASTRONÁUTICA / Septiembre 2018


RAA 876
To see the actual publication please follow the link above