Page 24

RAA 876

suman capacidades de análisis de estas señales y aún menos consiguen añadir capacidades de respuesta. La introducción y desarrollo de las memorias digitales de radiofrecuencia (DRFM) ha propi c iado un gran avance en las capacidades de procesamiento on-board de las señales EW, lo que redunda en una más eficaz autoprotección de estas mismas y de las COMAOS en las que se integren. No obstante, el hándicap a nivel táctico continúa estando en cómo compartir la información EW con el resto de actores en el teatro de operaciones y con los escalones superiores para conformar una adecuada visión del combate electromagnético. La El ambiente operacional. (Fuente: MCM-0142-2007) integración de los datos obtenidos de los sensores EW en las redes de TDL parece vital para la consecución de este objetivo. Incluso en el nivel estratégico existen grandes dificultades para que la información se organice de forma centralizada para una adecuada fusión o circule de forma rápida y segura a los escalones que la necesiten. Esto sugiere la necesidad de crear dos estructuras: orgánica, que identifique y organice a todos los actores EW, y tecnológica, que enlace a la estructura orgánica y dé soporte a todos los flujos operacionales descritos. Respecto al aspecto orgánico La introducción y desarrollo de las memorias digitales de radiofrecuencia (DRFM) ha propiciado un gran avance en las capacidades de procesamiento on-board de las señales EW y en línea con las recomendaciones del NEWAC, se ha diseñado una estructura orgánica que cubre de forma flexible los diferentes niveles de coordinación y que ya se está ejecutando con éxito en diversos ejercicios liderados por el Ejército del Aire como el Nube Gris y en las estructuras que apoyan al JFAC español. El primer lugar aparecen las células de coordinación de EW (EWCC), los cuales serán las encargadas de coordinar a los actores del nivel a táctico. También aparecen los SIGINT and EW oper a t i o n a l c e l l (SEWOC), para aquellas operaciones que requieran de ambas disciplinas de tal manera que la guerra electrónica entre a formar parte de las actividades del ciclo de inteligencia. Por último y directamente subordinado al joint force commander (JFC), figura el EM battle staff (EMB), compuesto por personal especialista que, integrado en el staff del JFC, y por tanto en el desarrollo del batlle rhythm, asumen el planeamiento y conducción de las EMO de forma unificada y coherente con las directivas del JFC. El aspecto tecnológico es quizás el que más retos nos plantea, dada la diversidad y complejidad de los enlaces necesarios para la ejecución de las operaciones EMO en tiempo real. Desde los enlaces inalámbricos hasta los satelitales pasando por los TDL, etc., las señales a gestionar por el personal integrante del espetrum management (SM) abarcan todas bandas de trabajo, incluidas las civiles en los cada vez más frecuentes casos en que intervienen actores ajenos a las FAS. Si a lo anterior unimos que cada día son más las plataformas e individuos con capacidad de trabajar conectados en red, tenemos que asegurar un eficaz uso del ancho de banda disponible para el tránsito de la información y un adecuado nivel de protección de la misma. Tanto si se quiere avanzar en la fusión SIGINT, implementar nuevos conceptos como «collaborative electronic support measures operations» 630 REVISTA DE AERONÁUTICA Y ASTRONÁUTICA / Septiembre 2018


RAA 876
To see the actual publication please follow the link above