Page 28

RAA 876

Entrada a la zona técnica A comienzos de 1968 se implanta en la Zona Aérea de Canarias el sistema manual de defensa aérea; el 5 de marzo de ese mismo año se nombraron los primeros servicios en la sala de operaciones del Escuadrón, iniciándose así la fase operativa del mismo, aunque los equipos continuaron en fase de entrenamiento al objeto de conocer posibles deficiencias tanto en lo referente al material como al personal. Desde marzo de 1968 hasta el de junio de 1970, esta unidad se dedicó a las misiones de vigilancia, identificación y ayudas a la navegación, al no disponer la zona de unidades aéreas equipadas con interceptadores, realizándose muy esporádicamente misiones de interceptación con cazas procedentes del Mando de la Defensa desplazados al archipiélago. Por este motivo se destacaban periódicamente controladores de interceptación a los escuadrones de alerta y control del Mando de la Defensa, al objeto de alcanzar o revalidar el nivel apto para el combate. La actual estructura fue constituida el 29 de abril de 1987 cuando se finalizó la semiautomatización del sistema de defensa aérea de Canarias, a partir del Escuadrón de Alerta y Control n.º 8; se crearon el Grupo de Alerta y Control (GRUALERCON), integrando al Escuadrón de Vigilancia Aérea n.º 21 (Pozo de las Nieves- Gran Canaria)) y al Escuadrón de Vigilancia Aérea n.º 22 (Peñas del Chache-Lanzarote). En cuanto a las participaciones de la unidad en diferentes operaciones aéreas reales podemos citar las siguientes, entre otras: • En 1969 la unidad participó activamente en el apoyo a la evacuación de Sidi Ifni, prestando ayuda a la navegación de los aviones que participaron en ella. • A partir del 19 de agosto de 1974 y con motivo de los sucesos producidos en el Sahara, el Escuadrón participó activamente en el dispositivo montado, realizando una vigilancia intensiva de la zona comprendida en su cobertura radar y cooperando estrechamente con el Escuadrón de Control Aerotáctico n.º 1 y unidades de la Armada. Durante esos días, pese a no disponer de personal suficiente, el Escuadrón realizó un sobre esfuerzo, manteniendo cubiertos todos los puestos de la sala de operaciones durante 24 horas al día. En particular durante la Marcha Verde. • Así mismo, participó activamente en la operación Golondrina, consistente en el establecimiento de un puente aéreo desde nuestras instalaciones del Sáhara al archipiélago y a la que se prestó constantemente apoyo a su navegación y coordinación. • Tras la descolonización del Sáhara, se estableció con carácter definitivo en la isla de Lanzarote, el Escuadrón de Control Aerotáctico n.º 1, con el cual la cobertura del radar se amplió considerablemente. Este escuadrón, aunque no encuadrado totalmente en el sistema, dependía operativamente del Escuadrón de Alerta y Control n.º 8 y orgánicamente del general jefe de la Zona Aérea de Canarias. A partir de abril de 1976 y con la creación del 464 Escuadrón de FF.AA., dotado de interceptadores C.9 (F-5), este Escuadrón comenzó a cumplir, como tal, la misión que tenía asignada, la defensa aérea del archipiélago, llevando a cabo su cometido más importante la interceptación. A partir de ese momento comenzó a intensificarse el entrenamiento de la unidad, realizándose numerosas misiones de interceptación, así como ejercicios tanto de defensa aérea como de cooperación aeronaval. Desde el 1979 hasta 1981, al ser este el único escuadrón de alerta y control que operaba con radar manual, son agregados jefes y oficiales de la Armada española y de las Fuerzas Aéreas chilenas, al objeto de recibir entrenamiento teórico y práctico para alcanzar el nivel de «apto para el combate» como controladores de interceptación. En marzo de 1982, comenzó una nueva fase para esta unidad, al ser sustituido el 464 por el 462, dotado este último de aviones interceptadores todo tiempo C.14 (Mirage F-1). Las elevadas características de estos aviones permitieron al personal del Escuadrón no solo capacitarse en las más actuales tácticas de interceptación y apoyo al combate, sino constituirse, pese a sus limitaciones como sistema manual, en un importante pilar de la estructura defensiva del Mando Aéreo de Canarias, colaborando intensivamente en el adiestramiento y puesta a punto de esta nueva unidad de fuerzas aéreas. En 1983 se va a desarrollar el programa ALERCAN. Con él se renovaron la mayor parte de los equipos de radio y radar y se mejoraron las instalaciones tanto de la zona técnica como de la operativa, comenzando las obras de un nuevo centro de operaciones de combate (COC) y la Sección de Operaciones de Combate (SOC) . 634 REVISTA DE AERONÁUTICA Y ASTRONÁUTICA / Septiembre 2018


RAA 876
To see the actual publication please follow the link above