611 Editorial

RAA 876

Editorial El Ejército del Aire y el Espacio Las capacidades espaciales no son una novedad, sino que ya son elementos esenciales para las operaciones militares. Los L sistemas espaciales ponen a nuestra disposición una gama amplísima de servicios: desde información de posicionamiento y tiempo (esenciales para la navegación de precisión, el guiado de armamento o el uso de sistemas tripulados remotamente), inteligencia, vigilancia y reconocimiento, comunicaciones por satélite o información meteorológica, hasta la alerta temprana de lanzamiento de misiles balísticos. Son capacidades críticas hoy en día para las operaciones militares, tanto en las fases de planeamiento como de ejecución, y en todos los niveles de decisión: político, estratégico, operacional y táctico. Por otra parte, el Poder Aéreo tiene, y se le exigen, unas características de alcance global, flexibilidad, agilidad y precisión milimétrica que, si siempre han sido fundamentales para el éxito de las operaciones conjuntas, hoy lo son más. El Poder Aéreo dejó de serlo para convertirse en Poder Aeroespacial, pues no es el espacio un dominio independiente sino la continuación natural del dominio aéreo. Como máximos responsables del Poder Aéreo en España estamos obligados a garantizar el acceso al espacio y a la explotación de las capacidades citadas, así como a estar preparados para negárselas a un potencial adversario, dando paso al desarrollo de operaciones ofensivas en el ámbito espacial. Esta necesidad también ha sido y es reconocida en la mayor parte de los países de nuestro entorno. A modo de ejemplo, en ejercicios en el ámbito de la OTAN de la serie “Trident” o “Global Sentinel” se han creado células de espacio para gestionar el proceso y distribución de toda la información proveniente de sistemas espaciales, con una destacada participación de personal de las En E distintas fuerzas aéreas. el proceso de adaptación continua de las Fuerzas Armadas, es imprescindible dar ya los primeros pasos hacia el diseño e implantación de nuevas capacidades espaciales. En este sentido, la directiva 06/18 del JEMA ha dado inicio a la implantación de la capacidad de vigilancia espacial en el Ejército del Aire. De forma análoga a la vigilancia aérea, la vigilancia espacial, persigue generar la necesaria conciencia de la situación (Space Situational Awareness, SSA) detectando e identificando objetos en el espacio. Esta información se explota posteriormente de diversas formas en los ámbitos civil y militar. Como parte de las iniciativas de la Unión Europea en materia de SSA, España participa en el programa Space Surveillance and Tracking (SST), en el que se incluyen medios de vigilancia espacial, como el nuevo radar instalado en la base aérea de Morón y el Centro Español de Operaciones de Vigilancia y Seguimiento (Spanish Space Surveillance and Tracking Operations Center, S3TOC). El programa SST se articula en España E mediante un convenio entre la Secretaría General de Industria, el Centro para el Desarrollo de la Tecnología y la Industria y el Ministerio de Defensa. El Ejército del Aire juega un papel fundamental, ejerciendo, por delegación del EMACON, el control operativo y la coordinación de los activos SST y las actividades de Defensa. El S3TOC está ubicado físicamente en las instalaciones dependientes de la Jefatura del Sistema de Mando y Control (JSMC) y es operado por empresas civiles en coordinación con el Ministerio de Defensa. La Directiva 06/18 del JEMA es un primer paso decisivo para definir el nivel de ambición de nuestra vigilancia espacial. Se ha creado ya una nueva unidad, el Centro de Operaciones de Vigilancia Espacial (COVE), que de forma similar al S3TOC permita explotar en el ámbito militar la capacidad española SST. Se trata del embrión de la capacidad de vigilancia espacial y un primer hito clave en el desarrollo de la vigilancia espacial que pone de relieve el papel esencial y el liderazgo del Ejército del Aire en el ámbito del espacio, el ámbito aeroespacial al fin y al cabo. REVISTA DE AERONÁUTICA Y ASTRONÁUTICA / Septiembre 2018 611


RAA 876
To see the actual publication please follow the link above