Page 47

RHM_extra_II_2018_

46 ANTONIO MANZANO LAHOZ con la fuerza de sus armas, le hacían ser el garante del bien común y del progreso. Así, el 11 de noviembre de 1843 la prensa militar96 opinaba que “España tiene un ejército, columna fuerte del trono y de la Constitución”97 y se extendía en las siguientes reflexiones: “Épocas han sido estas que han abierto profundas heridas en el régimen moral del Ejército. La fuerza armada ha tomado parte en estos debates y ha participado de las disidencias ostensiblemente. Ha prescindido de la ordenanza y ha obrado como pueblo y como falange poderosa. Ha temido perder el tesoro que estaba encomendado a su custodia, y ha trabajado dividiéndose en opuestos sentidos, aunque con el mismo objeto. ¡Cómo acertar! ¡Cómo llenar sus deberes! ¡Cómo obrar para no herir la susceptibilidad de su conciencia escrupulosa!” “He aquí reasumidos los funestos temores, la difícil empresa, la equívoca conducta de un Ejército siempre fiel, nunca apóstata de sus principios como cuerpo armado de una nación libre. Así el Ejército ha tenido necesidad de prescindir de los rígidos principios que establece su constitución especial, para obrar como partido. El Ejército ha debatido, en unión con el pueblo, la gran cuestión que se ha ventilado por espacio de diez años. El Ejército ha peleado siempre por la Reina y en nombre de la Reina …” “Dios salvó a la Reina, Dios salvó al país. El Ejército tiene ya marcados sus deberes, sin duda, sin contra, sin dificultades. La Reina constitucional de España es el santuario del Ejército; su trono es el depósito sagrado que la nación le confía hoy. Queden, pues, para sus representantes, en los salones respectivos, las discusiones de reformas y mejoras dentro de los límites legales: quede a la prensa la misión de combatir abusos y delatar infracciones: quede a los poderes el derecho de gobernar. El Ejército es la salvaguardia de estos poderes. El Ejército es el apoyo de la ley, el defensor de los pueblos, el centinela del trono constitucional. El Ejército entra hoy de lleno en su misión especial, en el cumplimiento de su principal deber. Subordinado, aguerrido y leal a toda prueba, el Ejército derramará su sangre en defensa de tan sagrados objetos”. 96  Agradezco a José Luis Calvo Pérez su ayuda en el estudio de la prensa de aquel tiempo. 97  El Boletín del Ejército. Periódico militar oficial nº 50, de fecha 11 de noviembre de 1843, p. 4. Se declaraba leal al nuevo Gobierno, pero libre de criticar sus decisiones cuando lo juzgara necesario. A pesar de su nombre, no equivalía exactamente al Boletín Oficial pues recogía noticias y artículos de opinión. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2018, pp. 46-72. ISSN: 0482-5748


RHM_extra_II_2018_
To see the actual publication please follow the link above