Page 54

RHM_extra_II_2018_

LA BANDERA NACIONAL: SITUACIÓN, PROPÓSITO Y VALORES... 53 de Madrid, se preparó lo que parecía que iba a ser una batalla en la que se resolvería la situación. Los partidarios de Espartero, mandados por el general Seoane, eran unos 10.000 infantes, 800 caballos y 28 piezas de artillería;118 enfrente, apoyando el movimiento antiesparterista, apenas había 4.200 hombres bajo las órdenes del general Narváez quien, audazmente, ganó el enfrentamiento, gracias también al escaso entusiasmo de las tropas leales al Regente en la defensa de su causa. Ante las noticias del fracaso de quienes le defendían en Madrid, Espartero dio por perdida su batalla política y bélica y, el 30 de julio, emprendió el camino del exilio hacia Inglaterra. En resumen, en unas unidades hubo lealtad a la autoridad constituida; en otras, acción decidida en contra de su tiranía, sus injusticias y el abuso de la Constitución; en otras, dudas ante lo que estaba pasando; en otras, ante la falta de información fidedigna, tensa quietud y, finalmente, en otras, adhesión al final de lo sucedido cuando “el movimiento fue legitimado completamente por la victoria” en esa batalla que no parece que fuera muy cruenta de Torrejón de Ardoz. Algunas unidades significadas del bando esparterista, como el regimiento de Caballería de la Princesa, fueron disueltas el 10 de agosto119. Un caso especial, que roza la romana ‘damnatio memoriae’, fue el del regimiento de Infantería Luchana, cuyo nombre evocaba la más famosa victoria de Espartero contra los carlistas y por ello fue disuelto, pero fue recreado al poco, el 8 de septiembre de 1843, con otro nombre, también significativo y simbólico de la nueva situación que estaba construyéndose: regimiento de Infantería Unión120, la unión de todos los españoles.121 EL INICIO DE UN NUEVO TIEMPO Lejos de ocurrir un cambio inmediato y total a partir de la marcha de Espartero el 30 de julio de 1843, la situación en España continuó grave y confusa. Los ánimos no se aquietaron de manera automática, y así, las 118  Álvarez, J.A. de: op. cit., p. 179. 119  Clonard, conde de: op. cit., T. 16, p. 181. 120  Ibidem., T. 13, p. 52. 121  En las guerras para impedir las independencias de los territorios americanos también hubo unidades, como los Dragones de la Unión, Húsares de la Concordia y varias de Voluntarios de la Concordia, cuyos nombres invocaban el mismo ideal entre los españoles del Viejo y del Nuevo Mundos. También hubo un Batallón de la Constitución. Ver Luqui-Lagleyze, Julio M. y Manzano, Antonio: Los Realistas 1810-1826. Virreinatos del Perú, Río de la Plata y capitanía general de Chile. Ed. Quirón, Valladolid, 1998. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2018, pp. 53-72. ISSN: 0482-5748


RHM_extra_II_2018_
To see the actual publication please follow the link above