Page 92

RHM_extra_II_2018_

LA BANDERA ROJI-GUALDA ANTES DE SU INSTAURACIÓN... 91 3ª.- Los militares que se hallen en el extranjero usarán la nueva escarapela desde el momento en que estas disposiciones lleguen a su noticia por cualquier conducto oficial. 4ª.- Las banderas y estandartes que actualmente tienen los cuerpos del ejército se remitirán al Museo de Artillería después de bendecidas y juradas las nuevas para que siendo colocadas en el lugar preferente que es debido se conserven con el esmero y cuidado correspondientes a las glorias que representan. Lo que de orden del gobierno digo a V.E. para su conocimiento y efectos consiguientes…”. El 31 de octubre remitió el Sr. Ministro de la Guerra al Congreso el modelo de las nuevas banderas que debían adoptarse, el cual fue archivado. Y el 8 de noviembre, con el propósito de evitar una tercera regencia, Isabel fue declarada mayor de edad con sólo trece años, en vez de con los 14 marcados por la ley. Justamente un mes después y conforme al Decreto antes citado deberían haberse dotado ya todos los cuerpos de sus nuevas enseñas rojo-gualdas, pero esto no fue así, ya que 20 días después, el 28, aún apareció una nueva R.O. aclarando varios puntos relativos a como deberían ser las mismas: que se le agregase al escudo del nuevo modelo la cruz de Borgoña, que los escudos y los flecos de los estandartes fuesen de oro o plata según los cabos del cuerpo, y que las astas estuviesen revestidas de terciopelo morado. Revista de Historia Militar, II extraordinario de 2018, pp. 91-92. ISSN: 0482-5748


RHM_extra_II_2018_
To see the actual publication please follow the link above