Page 19

BIP_160

to militar esgrimiendo armas—. …Pero no quedaría ahí la cosa, ya que estaban también programadas ruedas de prensa reales unas, ficticias otras —en las que los periodistas pondrían en serios aprietos a nuestros soldados—. En fin, que a lo largo de esos cuatro días de duración del ejercicio se iban a condensar las incidencias de una campaña real de seis meses. Se trataba de aprovechar el tiempo al máximo para extraer el mayor rendimiento al adiestramiento. Finalmente se obtendrían muchas lecciones aprendidas, fundamentalmente en este caso concreto en Comunicaciones e Inteligencia. Una vez conocidas todas estas «pruebas» fuimos conducidas a lo largo de los días del ejercicio a los diferentes escenarios donde iban a tener lugar: Sierra del Retín, Base Naval de Rota, y distintas instalaciones militares de la Bahía de Cádiz. En este tiempo también pudimos charlar con personal destacado en los diferentes puntos del despliegue y asistir a algunas de las incidencias mencionadas; que, pese a ir ya debidamente informadas de lo que iba a suceder, no dejó de sorprendernos la forma tan real de llevarse a cabo; y hasta nos llevamos algún que otro susto en más de una ocasión. Debo decir que, si bien las incidencias tan magistralmente diseñadas de estos ejercicios nos transportó a un auténtico escenario de crisis, lo que realmente me produjo una gran impresión fue el magnífico talante y la buena disposición de todo el personal involucrado a la hora de atender tanto a los requerimientos de la prensa, como a los de estas dos espectadoras y muchas veces debo decir que en momentos de gran tensión, sobre todo sabiendo que la mayoría de ellos llevaban ya mucho tiempo desplegados fuera de sus hogares al haber participado también en los ejercicios GRUFLEX, por lo que nuestro reconocimiento es doblemente mayor. No es fácil trasladar a unas hojas de papel la experiencia vivida, ni recoger las conversaciones tan interesantes que mantuvimos con el personal implicado en el ejercicio como con el mismo Comandante General de la Infantería de Marina, con quien estuvimos cada día compartiendo las sesiones informativas en el Cuartel General de la FIM; el coronel jefe del Estado Mayor de la FIM, Manuel García Ortiz, quien nos ilustró ampliamente sobre lo que implica ser un infante de Marina y nos mostró las dependencias del Cuartel General de la Fuerza de Infantería de Marina (FIM); el comandante Jose María Ramírez Rubio, quien nos acompañó en todo momento durante los días que duró el ejercicio, al tiempo que debía atender sus diversas obligaciones; el capitán Fernando Herraiz Gracia, quien compaginó sus obligaciones durante el ejercicio con las tareas complementarias de enlace con la prensa; el personal sanitario desplegado, comandante médico Arturo Caña, capitán enfermero Andrés Masía; la capitán Silvia Artime, que nos impresionó por su acertada psicología que consiguió desenmascarar a un «enemigo» aparentemente pacífico; los reservistas voluntarios, Sgto. 1.º Porras y Sgto. 1.º Pereda, quienes sentían con orgullo eso de «una vez Infante de Marina, siempre infante»; los árbitros del ejercicio, CF. Jose María de la Puente Mora Figueroa y el RV. teniente Rafael Monsalve, que medían y anotaban las respuestas a las incidencias, el cabo Guillermo Álvarez Carrasco, quien nos proporcionó material gráfico de gran calidad; nuestras conductoras las cabo Irene Guillén y Rebeca Rodríguez Basoa; así como todos cuantos fueron configurando con sus opiniones y su buen hacer este reportaje, como el subteniente Domingo Hernández Alberca y cabo 1.º Raúl Ignacio Arribas Pérez, por su impecable labor al frente de la ORP de la Comandancia General San Fernando, a los que agradecemos la magnífica impresión que logran dejar en cuanto se les conoce un poco. BIP 17 Vista general del escenario en la Base Naval de Rota. Cortijo de CASMA. Se ubica frente al mar, en la falda de la Sierra del Retín, entre las poblaciones gaditanas de Barbate y Zahara de los Atunes.


BIP_160
To see the actual publication please follow the link above