Page 104

Memorial_caballeria_86

Varios 102 PERSONAJES ILUSTRES DEL ARMA DE CABALLERÍA Arcos, Larraga, Carrascal, Salvatierra y otras muchas, destacando el 2 de septiembre en la de Los Arcos, el 27 de octubre en la marcha sobre Salvatierra y reconocimiento del castillo de Guevara, en la que desalojó a los enemigos con el escuadrón de su mando de las posiciones que ocupaba, y en la marcha desde Villarreal a Álava, en la que contuvo la retirada de todo el ejército con cinco escuadrones, realizando dos cargas contra el enemigo. Continuó en campaña durante 1836, obteniendo el empleo de coronel en el mes de marzo y el mando del Regimiento de Húsares de la Princesa, con el que se halló en el mes de mayo en las acciones de Salvatierra y alturas de Arlabán, en el de junio en el reconocimiento sobre Villarreal de Álava y en agosto en la acción de Lodosa, por la que le sería concedido el empleo de brigadier; marchó a continuación en persecución de la expedición del general Gómez, al que derrotó en la batalla de Villarrobledo, en la que al frente de 150 húsares cargó a 11.000 infantes y 1.000 caballos, a los que arrolló y batió completamente, causándole 200 bajas, haciendo 1.500 prisioneros y apoderándose de 2.000 fusiles. En noviembre de 1837 fue ascendido a mariscal de campo y en enero del año siguiente venció a los carlistas en la acción de Legarda y en la toma del puente de Belascoáin. En abril de 1840 alcanzó el empleo de teniente general, pasando a desempeñar con él el cargo de capitán general de Castilla la Nueva, pero a la caída de la Reina Regente se exilió a Francia, participando a continuación en el alzamiento contra Espartero. A las siete de la tarde del 7 de octubre de 1841 el general Concha se puso en movimiento dirigiéndose al cuartel de Guardias de Corps, donde se alojaba el Regimiento de la Princesa y el de Húsares. Secundado por el teniente coronel Nouvilas y los tenientes Boira y Gobernado, consiguió que le siguiese el Regimiento de la Princesa, del que había sido primer jefe, al frente del cual se trasladó al Palacio Real, cuya guardia exterior estaba confiada al mando del comandante Marchesi, afiliado al movimiento. Llegado Concha a Palacio con intención de apoderarse de la Reina, se dirigió a la escalera principal, en cuyo primer tramo se encontró con la resistencia del coronel Dulce al mando de dieciocho alabarderos, que hicieron fuego sobre el teniente Boira, al que Concha había encomendado ascender hasta el piso principal. A la vista de esta situación, el general Concha esperó el auxilio de sus compañeros de conspiración, lo que dio tiempo a que el general Espartero cercase el Palacio con fuerzas de los Regimientos de Luchana, Soria, Mallorca, 2º de la Guardia Real y Milicia Nacional. El brigadier Pezuela consiguió, con un gran derroche de sangre fría, infiltrarse a través de las tropas de Espartero y conferenciar con Concha, volviendo a salir de Palacio y regresando más tarde con Diego de León. Ante el fracaso del intento, al llegar la noche abandonaron los conspiradores la plaza de Oriente, teniendo que dispersarse al llegar al Campo del Moro para evitar combatir. Tuvieron suerte en la huida Concha, Pezuela, Lersundi, Marchesi, Ravenet y Nouvilas entre otros, pero fueron apresados en el acto Quiroga, Frías, Fulgosio, Boira y Gobernado, y más tarde Diego de León en un lugar conocido como el Soto de Viñuelas, en Colmenar Viejo. Sometidos posteriormente todos ellos a juicio, fueron condenados a muerte y ejecutados Diego de León, Quiroga, Fulgosio, Boira y Gobernado. El mariscal de campo don Federico Roncali actuó como defensor de don Diego de León, siendo el fiscal el brigadier don Nicolás de Minuissir y Forgato, que pidió para él la pena de muerte, que le sería aplicada. Falleció fusilado en Madrid, frente a la Puerta de Toledo, el 15 de octubre de 1841. Era considerado la «primera lanza del Reino». Se le concedió a título póstumo el título nobiliario de conde de Belascoáin (1844). Poseía las Grandes Cruces de San Fernando (1838), Isabel la Católica (1837) y Carlos III (1838), y era Caballero de la Orden Militar de Calatrava. Estuvo casado con doña María del Pilar Juez-Sarmiento y Mollinedo. - ISABEL SÁNCHEZ, J. L.; PUENTE DE MENA, C. J.; CEBALLOS-ESCALERA Y GILA, A. de.- CABALLEROS DE LA REAL Y MILITAR ORDEN DE SAN FERNANDO (Caballería) Tomo I. Madrid: Ministerio de Defensa, Dirección General de Relaciones Institucionales, 2011. NIPO: 075-11-052-8. ISBN: 978-84-9781-629-8 (Tomo I). Memorial de Caballería, n.º 86 - Diciembre 2018


Memorial_caballeria_86
To see the actual publication please follow the link above