El Clarín en las letras - Dionisio Zarco Pedroche teniente del Cuerpo General de las Armas (Reserva) Maestro de Banda de Caballería

Memorial_caballeria_86

Varios 118 MISCELÁNEA EL CLARÍN EN LAS LETRAS Dionisio Zarco Pedroche teniente del Cuerpo General de las Armas (Reserva) Maestro de Banda de Caballería Un nuevo artículo viene a este memorial sobre nuestro instrumento caballeresco por excelencia, el clarín, pero esta vez no para conocer o saber más sobre su música, sino su presencia y relato entre los literatos de los distintos géneros que han escrito en todas las épocas. Ha sido inspiración para muchos autores que en sus crónicas, relatos, romances, poesías, canciones, himnos, etc., lo han mencionado, tanto en relación a su principal cometido de música como para hacer comparaciones de su sonido u otras formas. Ciertamente no conocemos la integración del clarín ni en el ejército ni en la historia musical. Lo que está claro es que el clarín viene de la trompeta natural, aunque seguramente modificada en el tiempo. ¿Cuándo? Eso es otra cuestión de estudio, ya que aún no se ha conseguido averiguar. Desde que se tiene noticia de la Caballería los trompetas han formado parte de ella, siendo diversas sus denominaciones y forma. Los egipcios tenían las llamadas Sned, la cual atribuían al dios Osiris, y los griegos el Salpinx, a la diosa Atenea; los romanos el Litus, y con los árabes entró el An nafil que quedaría con el nombre de Añafil. Todos ellos corresponden a la caballería, siendo su forma recta o con una pequeña curva en la campana como el Litus, pero a todos sus ejecutantes se les denominaba normalmente Trompetas. Así pasa y ha pasado en nuestra Arma. Sabemos que son clarines, pero también se les sigue denominando trompetas. Igualmente en los diferentes reglamentos que se han publicado para el Arma donde debían aparecer clarines, vienen como trompetas. Admitiendo que el clarín procede de la trompeta, iré recogiendo pasajes de la literatura en donde aparezcan estas denominaciones: trompetas o clarines, así como el otro instrumento que también se ha empleado en Caballería y que fue símbolo de honor en sus regimientos, los atabales o timbales. Antes de seguir, debemos intentar diferenciar la trompeta natural de la trompeta de llaves o pistones. Como ya se ha mencionado, las trompetas eran rectas y a partir el siglo XIV comienzan a curvarse y adaptar llaves y más tarde pistones. Por ello pasaron al ámbito de una música más completa, quedando solo la trompeta natural en el ejército y, más concretamente, en Caballería. A esta trompeta natural también se la llamaba trompeta bastarda, porque solo emitía sonidos naturales. Con esta denominación, junto a trompeta, clarones y atabales, son recogidos en múltiples formas literarias. Los clarones podemos intuir que serían, como lo son hoy, los clarines bajos o bajones y que acompañarían también, como los atabales, a las trompetas de la época. De todos ellos recopilaré parte de lo escrito parte, –pues hay muchísimo–, pretendiendo hacer una síntesis de los géneros en donde vienen reflejados. En este artículo recogeré el periodo desde la antigüedad a la unión de todos los reinos bajo el reinado de los Reyes Católicos. Y veremos que ya se mencionaba el clarín, aunque más al final de los últimos siglos. De la Antigüedad a la Reconquista Como ya se ha mencionado, el Sned, Salpinx, Litus y el Añafil, aparecen en muchos libros de relatos, crónicas e historias, siendo uno de los más representativos La Biblia, pero también otros de la Historia clásica como La Ilíada de Homero, en donde compara la voz de Eácida y de Palas Minerva con el sonido de una trompeta: Memorial de Caballería, n.º 86 - Diciembre 2018


Memorial_caballeria_86
To see the actual publication please follow the link above